¿Cambiarías tu fiesta de bodas por un viaje en veintiún países? Bernardo y Natalia, son una pareja de brasileños, que decidieron cambiar su fiesta de matrimonio para viajar a diferentes países de todo el mundo.

¿Viajar por todo el mundo o tener la mejor fiesta de bodas? Esta fue la interrogante que se plantearon Bernardo y Natalia, una pareja que una vez casados por civil, eligieron celebrar su compromiso viajando a los más bellos rincones del mundo. Quédate con nosotros hasta el final…

Dijeron Que Si Y Se Fueron A Viajar

Toda pareja de enamorados sueña con el día en que dirán el famoso “Sí, acepto”, logrando así su final feliz de cuento

Sin embargo, esto no quiere decir que la regla dentro todas las historias de amor sea una que involucre un vestido blanco y un pastel de bodas.

Fernando y Natalia anunciaron a la familia que no prepararan trajes ni buscaran mesas de regalos puesto que no habría fiesta para su boda.

La pareja venía postergando desde hace tiempo a causa del trabajo, el disfrutar de más tiempo para ellos como pareja y realizar un viaje de mochileros, por lo que tomaron la decisión de invertir el dinero de la fiesta para realizar su sueño.

Finalmente, el sueño fue creciendo y decidieron que visitarían no solo Sudamérica, sino que también irían a los sitios más místicos y bellos de Europa y Asia.

Bernardo de veintinueve años y Natalia de veintiocho unieron sus vidas después de siete años de relación, decidieron dejar a un lado los lujos y descubrir lo mejor de cada cultura tratando de ahorrar lo más posible.

Entre los destinos que visitaron se encuentran: Tailandia, Vietnam, Portugal, Italia, España, Francia, Republica Checa, Países Bajos y muchos más.

A su regreso, comentaron en diferentes medios brasileños:

Estuvimos conviviendo las 24 horas del día por cinco meses; aprendimos que cada día debía ser un consenso. Hicimos amigos y conocimos gente que estaba viajando igual que nosotros, en pareja.

También aprendimos a disminuir nuestra ansiedad, disfrutamos de cada lugar, de cada ciudad y país sin preocuparnos por nuestro próximo destino.

Otra de las cosas que aprendimos fue a valorar a nuestra familia y amigos. Cuando estamos cerca no nos damos cuenta del verdadero valor de las personas que nos aman.

Estamos agradecidos, nos encontramos con personas muy sencillas que estaban satisfechas con sus trabajos y la vida que tenían. A pesar de tener tan poco, siempre se les veía felices.

Via

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitarnos. Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.