Lechuga: 

Esta es una de las opciones más sencillas para cultivar en casa. Las semillas de lechuga pueden crecer en casi cualquier lugar, solo deberás espolvoréarlas en alguna maceta del tamaño de tu preferencia con un poco de agua. Lo más importante es colocarla en un lugar donde reciba mucha luz solar.

Espinaca: 

Tal como la lechuga, esta es otra opción fantástica para cultivar en una maceta. Vierte las semillas de la espinaca en un poco tierra húmeda, riégalas y coloca el cultivo donde reciba mucha luz solar. Cuando la planta esté demasiado grande, puedes recortarla y volverá a crecer.

Acelga Suiza:

Otra opción genial si buscas un vegetal sencillo de plantar, al igual que los anteriores, solo deberás colocar las semillas en una maceta y regar constantemente.

Chauchas o Frijoles, Judías verdes: 

Aunque no lo creas, las chauchas son muy fáciles de plantar. Una vez que crezcan, si las cosechas de forma regular, notarás que la planta crecerá sin límites.

Cebollas de verdeo: 

Este vegetal además de ser útil en la cocina, es muy fácil de cultivar e incluso puede llegar a producir flores hermosas. Eso sí, para obtener buenos resultados es importante que tengas mucha paciencia ya que la cosecha puede tardar varios meses.

Tomates: 

Esta también es otra opción fantástica para cultivar en casa, lo mejor de todo es que ofrece resultados rápidos y seguramente te ayudará a ahorrar muchísimo dinero a la hora de preparar deliciosos platillos.

Pepinos: 

¡Una buena noticia si eres amante de las ensaladas! Los pepinos también crecen muy rápido. Es importante que sepas que estas plantas pueden crecer bastante altas, si buscas una especia más pequeña, utiliza »tipo español».

Zanahorias: 

Si quieres cultivar zanahorias en casa, lo más importante a tener en cuenta es que la maceta a utilizar debe ser profunda para mejores resultados ¡Ten paciencia, pueden tomar hasta 3 meses para madurar por completo!

Rábanos: 

Si quieres un proceso rápido y efectivo los rábanos son tu mejor opción, solo en 25 días podrían estar listo para el consumo. Cuando notes que las semillas germinen, comienza a cortarlas para ofrecerles más espacio. Eso sí, busca un lugar fresco para su cultivo y mántenlos húmedos (no empapados). 

Pimientos: 

Aunque pueden durar hasta 3 meses en madurar, con esta opción vale la pena la espera. Si quieres resultados más rápidos, busca la especie de mini campana.