Nuestra sociedad puede llegar a ser bastante discriminatoria en lo que respecta a ciertos temas como el sida.

Muchos de nosotros alguna vez hemos escuchado algún slogan como: “El sida nos afecta a todos”. Pero, ¿realmente comprendemos la magnitud de esa frase?

Para descubrirlo, un chico realizó un experimento social bastante sencillo pero muy significativo.

El joven decidió salir a una calle muy concurrida con un cartel que tenía escrito el siguiente mensaje: “Tengo sida, ¿me das un abrazo?”.

La reacción de las personas te sorprenderá y cambiarás tu manera de pensar.

Como sociedad debemos entender que ninguna condición o enfermedad como el sida puede privar a un ser humano de recibir afecto.

Si te ha gustado este experimento, comparte con tus familiares y amigos.