¡Hola amante de las historias! Todos solemos sentirnos asustados cuando de tratar temas cercanos a la muerte se refiere. Normalmente le huimos a la idea de irnos definitivamente algún día, y ni se diga todo lo que evitamos ir a crematorios, cementerios o morgues.

Por eso, decidimos mostrarte los oscuros secretos de un crematorio, revelados por parte del personal que lleva 47 años trabajando en el lugar.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Pensamos haber visto todo, hasta que nos topamos con los secretos de este crematorio

Normalmente sentimos miedo de entrar en un crematorio, sin embargo, existen valientes que trabajan allí, no obstante, aún tienen sus dudas cada día cuando les toca iniciar su labor.

Quien desea ser cremado al momento de morir, puede que crea en las almas y la espiritualidad. Pero los trabajadores dicen que no son las almas o «fantasmas» su mayor temor, sino el tener que cremar a sus familiares y amigos.

Hay varios secretos en torno a la cremación, y aquí te los revelaremos, lo primero es que para incinerar a una persona no hace falta ataúd, no obstante, por cuestiones de higiene, siempre se procede a limpiar al difunto y luego se le coloca en una caja.

Posteriormente, ingresará en el horno presurizado.

El cuerpo pasará a la cámara de combustión, dependiendo del crematorio esto se hará manualmente o de forma automática.

El cuerpo se irá quemando lentamente, siendo el cabello lo primero en incendiarse. El proceso hará que los órganos blandos y tejidos se evaporen debido a la alta temperatura. El gas que se emite, será procesado a través del sistema de humo.

La evaporación puede ser un poco lenta, sin embargo, es total.

Al terminar el proceso anterior, quedan expuestos los huesos, incluido el cráneo.

Normalmente el personal da la vuelta al cuerpo para asegurarse que todo se vuelva cenizas.

Un proceso normal puede durar de 90 a 120 minutos, a menos que sea un cuerpo un poco más grande.

Al finalizar, la mayor parte de los huesos se ha reducido a cenizas, quedando enteros solo unos pocos.

Finalizado el proceso, los restos se sacarán a enfriar. Las cenizas restantes se colocarán en una urna y se entregarán a la familia.

Algunos países utilizan materiales inflamables, como leña, para hacer la incineración de los cuerpos. Además puede realizarse en espacios abiertos en vista de familiares y amigos del difunto.

Saber todos estos detalles, me hizo pensar dos veces antes de querer cremarme ¿Tú qué opinas?

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

AA
[/showhide]