¿Sabías que la frontera entre México y Estados Unidos tiene un Santo que la protege y tiene su modo muy particular de aparecer? Dicen que Santo Toribio Romo vela por los inmigrantes que tratan de cruzar hacia los Estados Unidos en busca de trabajo.

Nacido en el año mil novecientos en Santa Ana de Guadalupe, Jalisco, México, fue ordenado sacerdote con apenas veintidós años. Quédate con nosotros hasta el final…

Santo que ayuda a los emigrantes a cruzar…

En el año mil novecientos setenta y tres Jesús Gaytan y dos amigos comenzaron su recorrido para entrar en los Estados Unidos ilegalmente en busca de trabajo, pero al llegar a la frontera fueron abordados por la patrulla fronteriza y corrieron de regreso a México.

Jesús Gaytan se separó de sus amigos y continuó su recorrido por el desierto solo, caminó durante varios días sin saber adónde se encontraba, sin comida ni agua, ya estaba convencido que pronto moriría.

De pronto, a lo lejos, Jesús vislumbró una camioneta que se acercaba hacia donde él estaba y aunque se asustó también sintió alivio.

De la camioneta se bajó un hombre joven, blanco y de ojos azules, le ofreció a Jesús agua y comida, finalmente lo condujo a una granja donde buscaban trabajadores.

Toribio Romo

Igual, le dio algunos dólares a lo que Jesús agradeció profusamente y preguntó a dónde podía llevarle el dinero de vuelta. El joven hombre contestó: “Cuando por fin tengas trabajo y dinero, búscame en Santa Ana de Guadalupe, Jalisco. Pregunta por Toribio Romo”.

Años más tarde Jesús finalmente pudo ir a Santa Ana de Guadalupe y al llegar preguntó dónde podía encontrar a Toribio Romo. Lo dirigieron a una Iglesia cercana.

Cuando llegó a la Iglesia, colgaba de la pared exterior un gran retrato, era Toribio Romo, el hombre joven del desierto, era su santuario donde estaban sus restos.

No podía creer que el hombre que lo había ayudado en el desierto había fallecido en el año mil novecientos veintiocho y que había sido santificado en el año 1992 por el papa Juan Pablo II.

Jesús Gaytan se dio cuenta entonces de que había sido salvado por un hombre enviado del Cielo. Al igual que Jesús, muchos mexicanos que tomaron el camino hacia Estados Unidos cuentan inspiradoras historias sobre cómo la intervención del padre Toribio salvó sus vidas.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.