¿Conoces la historia de san josé? Es un hombre ejemplar que todos deberíamos admirar y seguir. Tiene todo lo que una mujer desea tener.

No te pierdas esta historia y la razón de por la cual se celebra este dia tan especial. Así que presta mucha atención.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Hoy es la Solemnidad de San José, Esposo de la Virgen María y Patrono de la Iglesia Universal

San José es quien tuvo el privilegio de ser esposo de María, de criar al Hijo de Dios y de ser la cabeza de la Sagrada Familia.

«José, hijo de David, no temas percibir a María, tu esposa, puesto que lo que en ella ha sido concebido es obra del Espíritu Beato. Va a dar a luz un hijo, y le vas a poner por nombre Jesús, pues salvará a su pueblo de sus pecados».

San José es conocido como el “Santo del silencio” pues no se conoce palabra pronunciada por él, mas sí sus obras, su fe y amor que influenciaron en Jesús y en su santurrón matrimonio.

Al lado de María, San José asimismo debió padecer que no los quisiesen percibir en Belén, que el amor de su vida diese a la luz en un establo y el tener que huir a Egipto, tal y como si fuesen criminales, a fin de que Herodes no mate al pequeño. Mas supo encarar todo esto confiando en la Providencia de Dios.

Se conoce a San José como Patrono de la buena muerte por el hecho de que tuvo la dicha de fallecer acompañado y consolado de Jesús y María.

Una de las que más extendió la devoción a San José fue Santa Teresa de Ávila, que fue curada por intercesión del papa de Jesús en la tierra de una horrible enfermedad que la tenía prácticamente paralizada y que era considerada insanable.

La Santa le rezó con fe a San José y consiguió la sanación. Entonces acostumbraba a repetir:

«Otros santurrones semeja que tienen singular poder para solventar determinados inconvenientes. Mas a San José le ha concedido Dios un enorme poder para asistir en todo».

Cara el final de su vida, la Santa carmelita resaltó: “durante cuarenta años, todos los años en la celebración de San José le he pedido alguna gracia o bien favor singular, y no me ha fallado ni una vez.

Yo les digo a los que me escuchan que hagan el ensayo de orar con fe a este gran santurrón, y van a ver que grandes frutos van a lograr».

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.