¿Conoces la historia del hombre que robó un banco para no estar con su esposa? Para mala suerte de él lo condenaron a estar arrestado en su casa.

Esta historia sin duda alguna es el resultado del karma, No te pierdas los detalles así que presta mucha atención.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Harto de vivir con su esposa, robó un banco para ir preso: lo condenaron a arresto domiciliario

El juez Carlos Murguia dictó sentencia por el ataque a un banco de Kansas (E.U.) y decidió darle al acusado la pena que deseaba evitar: seis meses de arresto domiciliario.

La curiosa historia empezó en el mes de septiembre de dos mil dieciseis cuando Lawrence John Ripple, en ese instante de setenta años, ingresó a la sucursal bancaria, se dirigió al cajero y le dijo: «Tengo un arma, dame el dinero».

El empleado le entregó unos tres mil dólares americanos y el asaltante se retiró. Cuando menos eso pensaron las víctimas, pues realmente el ladrón llegó hasta la recepción y se sentó a esperar a la Policía.

«Soy el hombre que buscas», le afirmó al primer efectivo en llegar a la escena del crimen.

Después, un agente del FBI contó que Ripple confesó el delito mas dio una extraña justificación: había discutido con su mujer y no deseaba regresar a su casa, con lo que decidió cometer el latrocinio y también ir a cárcel.

En verdad, a lo largo del juicio, el hombre le escribió una carta a su esposa Antídotos para aclararle: «Prefiero estar en la prisión que en casa».

Ripple no vaciló en declararse culpable, con lo que podría haber sido condenado a pasar treinta y siete meses en una corporación penitenciaria.

Sin embargo, su abogado y los fiscales federales pidieron clemencia, por lo que el magistrado decidió una sentencia de seis meses de arresto domiciliario, tres años de libertad vigilada y 50 horas de trabajo comunitario.

Gracias por visitarnos nos vemos en una nueva historia.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.