¡Hola amante de las historias! ¿Habías escuchado alguna vez una persona privada de libertad asegurar que volvería a cometer sus crímenes? Se supone que estas personas corrijan sus errores y paguen por ellos para que no vuelvan a afectar su entorno y además, la sociedad.

Pero si nunca lo habías escuchado, esto cambiará tu forma de pensar con relación a algunas personas que aún cuando saben que está mal lo que hacen, desean repetir la historia. Quédate hasta el final y sabrás de lo que hablo.

«Yo Robé, Maté Y Quiero Salir De La Cárcel Para Volver A Hacerlo»


Un periodista de casos policiales, entrevistó a un joven de veinte años que se encuentra dentro del penal pagando una condena por crímenes cometidos en el pasado.

Estamos hablando de Alan Boyé, acusado de delitos muy graves y que pese a su condición no teme decirle al mundo que una vez que se encuentre en libertad volvería a hacerlo.

Conoce La Historia De Este Chico…

Mauro Szeta decidió entrevistar a uno de los privados de libertad en la La Plata Tres Buenos Aires, Argentina.

El chico, de nombre Alan Boyé, narra su historia como cualquier otro, con la diferencia de que no terminó sus estudios y solo se interesó por terminar el séptimo grado. Aun así, asegura que sentía gran motivación por las matemáticas.

A simple vista pensaríamos que Alan carece de tener padres responsables que se hayan ocupado de su bienestar. Pero resulta todo lo contrario. Estamos hablando de personas trabajadoras, su madre Liliana, trabaja en un banco y su padre, Eber, en una fábrica.

Ellos nunca supieron en qué andaba su hijo hasta que él cayó en la cárcel. El dinero y las cosas nuevas que Alan podía obtener gracias a sus malas prácticas les aseguraba a sus padres que eran prestados.

Mira Cómo Comenzaron Las Malas Prácticas De Este Chico

A los diecisiete años, Alan comenzó a delinquir. Como él mismo asegura “me gustaba tener mi dinero, mis cosas. Quería un carro una moto y una pistola, sin depender de nada”.

Su primer robo fue dentro de una fábrica y dice haber estado acompañado por tres sujetos más. Tenían absolutamente todos los pasos organizados y además un contacto dentro del lugar, ¿la ganancia? Cien mil pesos para cada uno.

Con ese dinero, Alan, decidió comprar varias pistolas, escopetas y chalecos antibalas. Lo que nos indica que esta acción volvería a repetirse en un futuro no muy lejano. Al chico, le gustó adquirir el dinero de manera fácil y por ende, siguió robando.

Muchos de estos crímenes se cometían dentro de casas, sin importar siquiera si las personas estaban dentro o no. Solo hacían un tiroteo para intimidar a las personas y ya estaba resuelto.

En una ocasión, Alan disparó a a la seguridad de una de las casas justo en sus rodillas, ocasionándole el estar en silla de ruedas por el resto de su vida.

En la actualidad, el chico se encuentra preso por un homicidio. Asesinó a un policía hace un año cuando se encontraba robando un mayorista de gaseosas. Asegura haber sido un robo tan grande que hasta el día de hoy goza del dinero que ese día obtuvo.

¿Lo más impresionante? Alan no sufre de algún arrepentimiento. Aún cuando sabe que está mal, asegura que volvería a hacerlo una vez que esté fuera de la prisión. Mataría al policía que fuese con tal y llevar a cabo su acción.

“agarro mi pistola, mi chaleco y sigo robando una vez que salga de aquí” fueron las palabras de Alan.

En ocasiones, esperamos que las personas que se dedican a hacer el mal tengan un poco de conciencia sobre sus actos. Pero este no fue el caso. De igual forma, sabemos que sí existen algunos que dentro de la prisión logran cambiar su mentalidad.

Sea cual sea el caso, son personas que deben recibir ayuda profesional por parte de las personas que hacen vida dentro de las cárceles.

Acá te dejaré un video donde podrás ver la entrevista de Alan. Quedarás indignado, al escuchar sus respuestas:

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

Fuente de inspiración
KM