¡Hola amante de las historias! Kea Senegal, de Louisiana, en Estados Unidos, es un hombre que desde temprana edad ha trabajado para ganarse la vida.

Él en la actualidad trabaja como lavaplatos en un reconocido restaurante de esa localidad. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Había Ahorrado Durante Meses

Sus jornadas son bastante agotadoras porque tiene un cúmulo de trabajo enorme. Aun así siempre desempeña sus funciones con una sonrisa en el rostro.

En el restaurante, Kea es un ejemplo de superación y de compromiso. Nunca ha tenido disgustos con sus compañeros de trabajo, en su lugar, se ha mantenido como conciliador cuando se presenta algún inconveniente.

Kea tiene esposa, dos hijos, uno de cuatro años y un pequeño de 4 meses. A los cuales ama con todo su ser aunque a veces mantenerlos no se le hace una tarea fácil.

Kea, pese a trabajar desde muy temprano hasta muy tarde, tiene un salario que en muchas ocasiones no le alcanza para cubrir sus gastos.

Por eso, es frecuente que tome turnos extras o supla a alguno de sus compañeros. Así evita estar contando monedas a mitad de mes para comer.

Aun con todas estas dificultades desde hace muchos años Kea tenía el sueño de comprar un carro para que su familia se pudiera trasladar de manera más sencilla. Este carro sería una inversión que les permitiría ahorrar tiempo y dinero.

Para lograr este propósito Kea tomó cartas en el asunto. Él ahorraba todos los meses con bastante esmero. Se privaba de pequeñas acciones como ir al cine o cenar en la calle.

Pasado un tiempo, Kea logró reunir el dinero suficiente para comprar su carro. Él y su familia estaban felices.

Pero… ¡A las pocas semanas el auto fue robado! Kea estaba destrozado.

Su jefe, Muffoleto, se enteró de esta situación “No podíamos quedarnos sin hacer nada”, señaló.

Los trabajadores de la empresa liderados por su jefe lograron reunir 2500 dólares y comprar un Chevy Malibu de 2015.

Kea no estaba enterado de esta situación. Cuando fue llamado a una supuesta reunión Muffoleto le dijo “tenemos que hablar seriamente”. Al llegar vio todo lo que sus compañeros habían hecho por él.

Kea no podía creer lo que estaba pasando y le costó contener las lágrimas de emoción.

Con los compañeros de trabajo se puede llegar a pasar largas horas lo que hace que se establezcan buenas relaciones y en muchas ocasiones pueden ayudarnos a sobrellevar angustiosas situaciones.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]