¡Hola amante de las historias! Ser ama de casa y además mamá, es una tarea que requiere de mucha dedicación y esfuerzo. Pero alguna razón, las personas parecen no notarlo.

Ese fue el caso de Jorge, quien enfocado en su trabajo, descuidó por completo a María, dejándola con toda la carga de la casa hasta que un día ella hizo esto… ¿Quieres saber qué pasó? Quédate hasta el final y descúbrelo. 

Su Esposa Hace Esto Todos Los Días, Cuando El Lo Descubre Se Siente Avergonzado.


Jorge llegaba todos los días a su casa sobre las cinco de la tarde. Pasaba todo el día trabajando y lidiando con cuentas, por lo que llegaba hambriento y cansado.

Cada día sin falta, encontraba la comida lista y a sus hijos y esposa esperando por el para cenar. La casa limpia y ordenada, los niños aseados, su cama acomodada y lista para acostarse en ella luego de cenar.

Pero un día todo cambió. 

Cuando Jorge llegó de su trabajo, la casa era un completo desastre. El piso estaba sucio, los niños estaban corriendo por toda la casa con zapatos llenos de barro, los baños olían feo y la lavadora se estaba derramando.

Y no solo eso, los niños habían tirado varias cosas al piso y estas se habían roto causando aun más desastre. El perro había entrado a la casa y había arrasado con la comida.

Alarmado, subió corriendo las escaleras a buscar a su esposa.

Estaba muy preocupado, tal vez ha su esposa le había pasado algo, quizá enfermó y no quiso decir nada o tal vez se cayó y necesita ayudado.

Camino a su habitación, vio como del baño salía agua, la alfombra estaba mojada, había espuma y juguetes tirados por el piso, papel higiénico por doquier…

Corrió al dormitorio y allí encontró a su esposa, quien aun estaba en pijama y se encontraba leyendo un libro. Ella alzó la vista y miró a su esposo, preguntándole como había estado su día.

El no entendía nada, se encontraba muy sorprendido.

«¿Qué ha pasado aquí?» Preguntó a su esposa y ella, sonriendo, contestó: Todos los días me preguntas, «¿Y qué has hecho tú todo el día? Pues bien, hoy no he hecho lo que siempre hago.»

¡Wow! Increíble lección, ¿no crees? Solemos pensar que el quedarse en casa y ocuparse de las tareas del hogar no es algo que requiera de tiempo y dedicación, pero es todo lo contrario.

Seamos más comprensivos con el gran trabajo y desafío que esto representa Y sobre todo, no lo hagamos sentir a esas mujeres que hacen poco.

AA.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…