¡Hola amante de las historias! Todos somos conscientes de que existen ciertos estigmas que rodean las relaciones entre hombres y mujeres.

Que no pueden ser amigos, que los hombres solo buscan una cosa, que las mujeres nos dejamos manipular… pero no todas las historias son las mismas y hoy lo entenderás. ¿Quieres saber de qué estoy hablando? Quédate hasta el final y descúbrelo.

Él Quería Ayudarla Pero Ella No Podía Creerle.


¿Cuantas veces hemos dejado que nuestros prejuicios nos guíen y hagan pensar lo peor? Vemos imposible que una persona nos quiera ayudar de manera desinteresada. Y eso sucedió con Laura.

Ella era una chica de clase media baja mientras Ricardo, su amigo, era un chico de clase alta. A Laura no le faltaba el techo ni la comida en la mesa, pero no tenía lujos.

Ricardo gustaba de Laura, por eso en cada oportunidad que tenía, se ofrecía a ayudarla con lo que ella necesitase. Pero Laura se negaba pues no se sentía cómoda con la idea.

Hasta que un día se vio en la terrible necesidad de hacerlo.

Un día su madre, quien era la que se encargaba del sustento económico de su casa, enfermó terriblemente y requería de una tratamiento muy costoso.

Ricardo tan pronto se enteró ofreció su ayuda económica, pues sabía que ella lo necesitaba. Hace días habían hablado sobre unos tenis que ella quería y no podía comprárselos, ¿como podría pagar un tratamiento de 200 mil pesos?

Así que aceptó con una única condición: el dinero era un préstamo no un regalo. Pues ella sentía que de no ser así, se estaría comprometiendo más de la cuenta.

Pero el destino le tenía otra cosa preparada.

Los días pasaban y aunque su mamá mejoraba, Laura no conseguía cómo reunir el dinero que le debía a Ricardo. A su madre la habían despedido y ella no conseguía un trabajo de medio tiempo.

Así que, dejándose llevar por sus peores pensamientos, le hizo una oferta a Ricardo. Ella sabía que él quería con ella, así que le dijo que, debido a su situación, tendría sexo con el para saldar la deuda.

Ricardo sorprendido se negó, Laura era una mujer muy hermosa, pero si algo pasaría entre ellos dos no sería de esa forma. Así que le dejó un mensaje:

«Querida Laura, estoy enamorado de ti. Te respeto mucho y por más que quiero estar contigo, no será de esa manera. Olvida el dinero, la deuda ya está saldada.»

Laura no podía creer lo que estaba leyendo, con lágrimas en sus ojos lo llamó y le agradeció el gesto, además se disculpó por pensar tan mal de él. Hoy en día son pareja y ambos están enamorados.

Muchas veces nuestra mente es nuestra peor enemiga. Hay que pensar bien y ser conscientes de cómo son las personas que nos rodean, no juzgarlas por prejuicios ajenos. La bondad sí existe y debemos practicarla más.

AA.

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…