¿Conoces la historia del hombre que plantó su propia selva? Muchos le decían que no lo iba a lograr pero es realmente increíble.

Conoce todos los detalles de como lo ha logrado te va a encantar. Así que presta mucha atención.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

La increíble historia de Antonio Vicente, el hombre al que tildaban de loco

Imagen de bbc.com

Cuando comencé a plantar, la gente me decía: ‘No podrás comer las semillas, por el hecho de que la planta tarda veinte años en dar frutos, le cuenta Antonio Vicente a Gibby Zobel, reportero de la BBC.

«Yo les decía: ‘Voy a plantar estas semillas, por el hecho de que alguien plantó las que como ahora. Con lo que las plantaré a fin de que otros las coman'».

Vicente, a puntito de cumplir ochenta y cuatro años, adquirió su terreno en mil novecientos setenta y tres, una temporada en la que el gobierno militar ofrecía comodidades de crédito para invertir en tecnología agrícola, con la pretensión impulsar la agricultura.

Criado en una familia abundante de campesinos, Vicente veía con preocupación de qué forma la expansión de los campos destrozaba los bosques y la vegetación y fauna local, y de qué forma la carencia de árboles afectaba los recursos hídricos.

«Cuando era pequeño, los campesinos cortaban los árboles para crear pastizales y por el lignito. El agua se secó y ya no retornó», le afirma Vicente al reportero de BBC Outlook.

Por qué razón la exuberante selva del Amazonas no es tan virgen como se creía
«Yo pensé: ‘el agua es valiosa, absolutamente nadie fabrica agua y la población no deja de crecer. ¿Qué pasará? Nos vamos a quedar sin agua'».

Los bosques son esenciales para la conservación del agua por el hecho de que absorben y retienen agua en sus raíces. Además de esto, evitan que se desgasten los suelos.

La tarea de Vicente iba contra lo que ocurría a su alrededor: a lo largo de los últimos treinta años en que reforestó su terreno, cerca de dieciocho mil trescientos hectáreas de bosque atlántico en el estado. Paulo fueron deforestadas para dar sitio a la agricultura.

Conforme conforme la Fundación Bosque Atlántico SOS y el Instituto Nacional de Brasil para la Investigación Espacial (INPE), el bosque Atlántico cubría originalmente el sesenta y nueve por ciento del estado de la ciudad de Sao Paulo. Actualmente, solo queda el catorce por ciento .

El inconveniente es más amplio: aunque los niveles de deforestación no son lo que fueron cuando alcanzaron su máximo en dos mil cuatro, cuando se destrozaron veintisiete hectáreas de árboles, estos niveles están empezando de nuevo a aumentarse en Brasil.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.