¿Conoces al piloto que arriesgo su vida para salvar otra? Este hombre no pensó en ningún momento resguardar su seguridad. Solo deseaba aterrizar con el corazón que necesitaba otro hombre.

A pesar de la neblina y los riesgos de ese viaje. Estos dos hombres se hicieron grandes amigos y comparten su experiencia con nosotros.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

El piloto que se jugó la vida para salvar otra

Imagen de clarin.com

Claudio Pistone (cincuenta y seis) recibió ese mensaje el seis de mayo de dos mil catorce pasado el mediodía. Lo leyó y sintió un escalofrío.

Recién después, lo invadió la emoción y se quebró. Era la confirmación de un final feliz que no esperaba, de un esmero de película que había dado sus frutos. Desde ese instante, su vida y la del hombre al que asistió a salvar, quedaron unidas por siempre.

Cuatro años después, Claudio, que es conduzco del Incucai, charla con Clarín sobre ese traslado que lo marcó. Con el aeropuerto cerrado por la bruma y con mínimas chances de ver la pista.

Claudio consiguió aterrizar en Córdoba y llevar a destino un corazón. “Sabía que las posibilidades eran pocas mas asimismo que había una persona con el pecho abierto en un quirófano esperando un trasplante”, cuenta Claudio.

Osvaldo Amado (cincuenta y cinco), que esperaba esa última ocasión encima de la mesa de operaciones, se conmueve cuando recuerda el gesto del piloto. El día de hoy continúan en contacto y, conforme comparten los dos, se deben un asado.

Todo iba bien hasta las cuatrocientos treinta cuando, en Mendoza, se enteraron de que habían cerrado el aeropuerto de Córdoba por la bruma. A esa hora, Osvaldo ya estaba listo en Córdoba para la operación.

El nuevo inicio para Osvaldo arrancó cuando Claudio vio los ochocientos metros que precisaba para aterrizar. Tocaron tierra a los ochocientos nueve de ese seis de mayo con una sensación extrañísima.

“Me dio la sensación de que no fue normal lo que nos pasó, no debía marchar y funcionó”, dice Claudio.

Osvaldo habla de “una intervención divina”, asimismo considera que fue “una cadena de buenas pretensiones con algo de suerte” que contribuyeron a que el día de hoy lleve una vida normal, pueda continuar trabajando en el campo como hacía ya antes de enfermarse.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.