¡Hola amantes de las historias! Con el boom de las tendencias de moda, es común ver a todos los adolescentes utilizando prendas iguales.

Y aunque esto haga un poco difícil el ser aunténtico, si le pones un poco de imaginación y creatividad, podrías ponerle un toque a tu outfit que lo haga resaltar. ¿Quieres saber de que hablo? Quédate hasta el final y descúbrelo.

Un Toque Sencillo Pero Que Te Distinguirá Del Resto.

¡Sabemos que hoy en día todos tienen el mismo calzado! Pero no te preocupes, no tienes que cambiarlos para ser original, puedes hacer maravillas si solo aprendes a atar tus agujetas de forma distinta.

1. La forma clásica.


Lo único que debes hacer, es colocar cuidadosamente las agujetas de afuera hacia adentro. Luego, pasar la cinta por dentro del zapato hacia el agujero de arriba y después cruzarlo de un lado a otro por el centro.

2. Un toque nuevo.

Es una pequeña variación del estilo anterior, pues una parte de la agujeta queda visible en la orilla. Debes comenzar pasando la cinta por el último y primer orificio del lado derecho, después sigues con el lado izquierdo.

Ahora, repite el proceso de la atadura clásica. Continua uniendo las orillas y luego pasando la cinta por el medio hasta terminar de colocarla.

3. Estilo zigzag.

Lo primero que debes hacer es atar un nudo a uno de los extremos del cordón de tu zapato, pasándolo por el primer orificio del lado derecho.

Ahora debes pasar la agujeta de un lado a otro, como si las estuvieras acomodando normalmente, pero en forma de un zig-zag.

4. Cruzado clásico.

Este requiere de paciencia. Debes insertar por detrás de la lengüeta del zapato la cinta, justo en los agujeros de abajo. Ahora, cruza por enfrente y pasa cada extremo por el orificio de arriba.

Luego, debes realizar el mismo movimiento que hiciste en el atado clásico, pero al revés, de arriba hacia abajo.

5. Cruzado nivel experto.

Acomoda primero la cinta atravesando los dos orificios de la parte de abajo, ambos del mismo largo. Cruza la cinta hasta el tercer agujero de abajo hacia arriba, y luego pasala a través del orificio de arriba, así quedará por fuera.

Después, cruzala por encima de la lengüeta y llévala al segundo orificio pero hacia abajo. Repite el proceso anterior, pasando por el agujero de arriba para cruzar nuevamente, pero ahora al último agujero del lado opuesto.

Puede ser complicado al principio, ¡pero es cuestión de práctica y más nada! Vamos, anímate a intenarlo y darle estilo a tus zapatos.

Fuente de inspiración.

AA.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…