¡Hola Amante de las historias! ¿Tienes mascotas en casa? Probablemente sepas que su amor es incondicional y el caso que te mostraré el día de hoy lo confirma.

Te aseguro que vale la pena conocer el desenlace de la historia de un perrito que acompañó diariamente a su pequeña dueña desde el día que nació. No dudes en compartirla con tus amigos. 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Este perro espera a esta niña todos los días, pero cuando ella cumple 5 ¡todo cambia!


La verdad es que las historias de perros protectores suelen ser bastante comunes pero la que te enseñaré el día de hoy tiene una particularidad que te encantará…

Zack es un perrito mestizo mitad pitbull y mitad labrador, quién pertenecía a la madre de una familia antes que formalizara su matrimonio. Cuando Kelsey, su dueña y líder tuvo su primera hija, Zack la acompañaba siempre.

«Mi mujer y yo tenemos dos perros, que ya teníamos antes de conocernos y que trajimos a la pareja cuando nos fuimos a vivir juntos. Su perro era una mezcla de pitbull y labrador llamado Zack, que me odiaba. Cuando nació nuestra hija le dije a mi mujer: «En cuanto le haga lo más mínimo a nuestra hija, ¡el perro se va!» Aseguró Logan, el esposo de Kelsey.

Cuando nació la pequeña y salió del hospital, al llegar a casa la colocaron en una sillita para bebés. De esta forma, las mascotas la conocerían. Comenzaron a olerla, la lamieron y se mostraban muy felices. Sobre todo Zack, quién no paraba de lamerla. 
Después de un tiempo, se dieron cuenta que Zack y la pequeña tenían muchísima empatía e incluso, se estaba convirtiendo en su protector.
Cuando Alanna iba a dormir, él la acompañaba hasta la cama y dormía cerca de ella. Se encargaba de seguirla siempre… 

Luego de 5 años, un incidente cambiaría por completo la vida de la hija de Kelsey quién estaba acompañada a que Zack siempre estuviese protegiéndola… 

Lamentablemente, un vecino había envenenado a Zack y se dieron cuenta que él estaba mal porque al momento de irse a dormir, se quedó en el suelo de la cocina… Lo que no formaba parte de la rutina familiar. 

Luego de pocas horas, Zack falleció. 

»En ese momento mi otro perro, al que mi hija también quería mucho aunque no llegaba al nivel de Zack, se levantó y la tocó con la cabeza. A continuación, colocó una pata en las escaleras y se quedó mirándola. Ambos subieron hasta llegar a su cama y mi hija se quedó agarrándolo fuerte del cuello. En los 6 años que siguieron hasta que Sam murió, este también esperaba a mi hija cada noche al pie de las escalera.»

Esta increíble historia demuestra la capacidad que tienen los animales de entender y respetar los sentimientos humanos y que pueden ser un gran apoyo en la vida de cualquier persona ¿Tienes mascota? Debes valorarla. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]