¡Hola Amante de las historias! Entre tantos casos de crueldad que se dan a conocer, muchas veces podemos »perder la fe» en la humanidad ¡Pero aún existen personas que demuestran que no todo está pérdido! 

Si eres sensible, prepárate para contener las lágrimas. Conoce el desenlace de una historia llena de bondad y con un final increíble ¡No olvides compartirla con tus amigos! 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Marine Pasa La Noche En Habitación Del Hospital De Papá Agonizante, Pero La Enfermera Descubre Algo Imposible!

Un día como cualquier otro, una enfermera de guardia tuvo que asistir a un hombre que había sufrido un infarto. Pocos minutos después del inicio de su turno, llegó un marine que se presentó como el hijo del señor. 

Luego de que el muchacho llegara, de inmediato lo ingresó a la habitación del padre agonizante a quien le dijo »su hijo está aquí». A pesar de que tuvo que repetir varias veces sus palabras, el hombre logró abrir un poco los ojos y de inmediato el marine se sentó a su lado y tomó su mano. 

El anciano no podía hacer más que estirar la mano y toda la noche el marine se mantuvo al lado del señor al pendiente de cualquier cosa que necesitara. 

Así pasó una noche entera en una sala pobremente iluminada. Durante la guardia, la enfermera se dio cuenta que el hijo del señor le susurraba algunas palabras de consuelo a pesar de no recibir respuesta alguna. Aunque ella le dijo al joven que podía ir a descansar, él se rehusó a hacerlo y mantuvo firme su mano tomada del padre agonizante. 

Repentinamente, los respiros del señor no sucedieron más y cuando el marine se dio cuenta que el señor había fallecido, colocó la mano sin vida en la cama y corrió a buscar a la enfermera. 

Mientras ella se llevó al anciano, el muchacho seguía esperándola y cuando la enfermera regresó para darle sus condolencias él la interrumpió…

“¿Quién era ese hombre?”, preguntó.

Muy sorprendida, la enfermera respondió: “Era su padre”.

“No, no lo era, jamás lo había visto en toda mi vida” dijo el marine.

Enfermera: “¿Entonces por qué no dijo nada cuando lo llevé con él?”.

“Sabía que había habido un error de las personas que me enviaron a casa con una licencia de emergencia. Lo que sucedió es que había dos de nosotros con el mismo nombre, de la misma ciudad y tenemos números de serie parecidos. Entonces me enviaron por error”

“Pero también sabía que él necesitaba a su hijo, y su hijo no estaba allí. Me di cuenta de que estaba demasiado enfermo para saber si era su hijo o no. Cuando me di cuenta de cuanto necesitaba tener a alguien allí, decidí quedarme”.

La bondadosa respuesta de aquel marine dejó impactada a la enfermera quien le respondió con un cálido abrazo mientras algunas lágrimas bajaban por sus mejillas…

Sin duda alguna, una historia con un final que genera agridulce pero con un increíble ejemplo de la verdadera humanidad. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]