¡Hola Amante de las historias! Las buenas acciones marcan la diferencia en tu vida y en la del resto de las personas.

Vid nació con un tumor que ha ido creciendo durante sus 34 años de vida y cubre la mitad de su rostro. Quédate con nosotros hasta el final y conoce su historia.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Conforme Pasan Los Años El Tumor Va Creciendo

La personas de noble corazón tienen ganado el cielo y si no creen en él, por lo menos la vida les devolverá con creces, el bien que hagan por sus semejantes.

Diana Koski y John Nettleton estaban de segunda luna de miel en Phnom Penh, Cambodia, les encanta hacer turismo y siempre se han sentido atraídos por la cultura oriental. Consideran fascinantes sus paisajes y arquitectura.

Apenas llegaron, dejaron todo en el hotel y decidieron dar un paseo. Querían respirar el ambiente y caminar por los puestos ambulantes.

A Diana le encanta una hermosa máscara de plata que una amiga, le regaló como recuerdo de su visita al lugar y quería encontrar otra parecida.

Mientras caminaban, Diana vio a un hombre con una inmensa malformación en el rostro, sentado en la acera con la mano extendida, pidiendo limosna . El tumor era ta grande que colgaba desde su cabeza y le cubría la mitad de la cara.

No pudo dejar de compadecerse por el hombre y le pidió a su esposo, que se acercaran a darle algo de dinero.

El hombre hizo un gesto de agradecimiento y habló en su idioma. Ellos le preguntaron qué le pasaba pero el hombre no hablaba inglés.

Al día siguiente, cuando Diana y John salieron, vieron de nuevo al hombre del tumor pero esta vez, un comerciante lo empujaba para que se alejara de su tienda.

Diana intervino y le dijo al hombre que no lo maltratara. Interesada en saber algo de ese pobre hombre, preguntó a una persona que iba pasando si hablaba inglés para que le sirviera de intérprete y pudiera comunicarse con el mendigo.

La persona lo hizo y supo que se llamaba Vid, que había nacido con el tumor y que este, había crecido durante los 34 años que tenía. Contó que su familia lo había abandonado y no tenía trabajo, que no podía hacer otra cosa más que pedir limosna.

La pareja pidió permiso al hombre para tomarle una fotografía que luego publicaron en las redes, solicitando ayuda para Vid.

Un médico de Singapur vio la publicación y contactó a Diana. El especialista se mostró interesado en el caso y pidió que fuera a la consulta, para ayudarlo.

Diana se compadeció de la precaria situación física, emocional y económica de Vid. Gracias a su intervención oportuna y desinteresada, probablemente, este hombre pueda tener la salud que nunca ha disfrutado y logre llevar una vida normal. 

 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]