El padre (56) de una joven enferma con esclerosis múltiple es expulsado del hospital. Una mujer musulmana completamente velada, que comparte habitación con la mujer de 23 años, no permite a ningún hombre para entrar a la habitación que ocupa.

Te aseguro que quedarás impresionado al ver como ciertas religiones pueden ser ta intransigentes que no respetan ni la enfermedad ni la muerte. ¿Quieres conocer los detalles? Mira hasta el final… y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

No quería presencia de hombres en la habitación

 

Si es ya bastante difícil de llevar el tener una hija ingresada en un centro de salud, todavía es más bastante difícil que el centro de salud en el que está ingresado no te deje verla por voluntad de una mujer musulmana que se niega a que otros hombres entren en su habitación.

Es lo que ha pasado en un centro de salud de Viena, donde la familia Salfenauer ha visto como una mujer musulmana negaba al padre ver a su hija enferma de esclerosis por motivos religiosos.

Siendo ingresada en el centro de salud, la familia fue informada de que el padre no podría entrar en la habitación debido “a una mujer musulmana radical”, que impide que hombres, así sean familiares o bien médicos entren en la habitación.

Los médicos le dejaron quedarse en la puerta de la habitación a fin de que por lo menos pudiese ver a su hija, mas la mujer musulmana, absolutamente cubierta por el burka, solicitó al hombre que se fuera a la sala de espera, puesto que tampoco deseaba oír su voz.

Esto provocó que el hombre perdiese los nervios y tuviese una fuerte discusión con la mujer musulmana. Tras unos minutos de intensa discusión, por último y su mujer se fueron a la sala de espera para aliviar los nervios.

Aun el diario Kronen Zeitung, asegura que la seguridad solicitó a los dos que abandonasen el centro de salud tras discutir con la paciente musulmana.

“Nos quedamos en shock al ver que una persona tan radical lograba salirse con la suya. Resulta vergonzoso que en Viena se dé prioridad a pensamientos religiosos tan radicales.

¿Quién se cree para decirnos que no podemos ver a nuestra hija?”, afirmó el padre en el tabloide austriaco.

“No puede que en Austria debamos permitir esta clase de cosas. Yo no tengo ningún inconveniente con el islam mas este género de ideas radicales no son buenas para el país”, siguió.

La familia Salfenauer ya ha dado orden a su letrado de que presente una protesta formal cara el centro de salud y cara la mujer musulmana, puesto que Austria prohibió el empleo del burka en lugares públicos el año pasado.

Fuente: fdesouche

Es lamentable lo que preceptos religiosos pueden provocar. ¿Que opinas de esta historia?