¿Qué puedes hacer si debes acompañar a tu hijo que sufre de una enfermedad, pero también debes ir a trabajar? De seguro está situación puede transformarse en un gran dolor de cabeza, afortunadamente aún existen personas solidarias.

La vida es efímera, cuando estamos en una situación grave sólo las personas te pueden dar ese apoyo que necesitas para continuar.

El protagonista de ésta historia se encontraba en una encrucijada, pero sus compañeros le brindaron una mano amiga. ¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final… Recuerda Compartir Este Artículo Con Todos Tus Amigos.

Pensaba que estaba sólo, pero sus compañeros le demostraron lo contrario 

Esta historia se desarrolla en Alemania, para la vida de Andreas Graff era tranquila hasta que inesperadamente fallece su esposa debido a una anomalía cardíaca.

Posteriormente se entera que su único hijo de cuatro años, padece de leucemia. Ante esta situación debía de cuidarlo, pero no tenía algún familiar que lo ayudara.

Andreas tenía que cumplir con un horario de trabajo para poder obtener los ingresos necesarios que le permitiera satisfacer las cuentas para mantener su hogar y el tratamiento de su hijo.

Entonces debía laborar, pero al mismo tiempo no podía atender a su pequeño hijo. La ecuación no tenía un resultado positivo, puesto que no tenía más opción que continuar trabajando.

Sorpresivamente, estos acontecimientos no pasaron desapercibidos para quienes compartían el empleo de Andreas.

Sus compañeros se reunieron para exponer la situación ante el departamento encargado del área de reclutamiento del personal (Recursos Humanos).

De acuerdo a los valores humanitarios de la empresa decidieron donarle tres mil horas de vacaciones para que pudiera compartir con su hijo.

Fue una novedad desde el punto de vista empresarial, puesto que quienes deseaban regalar una o más horas de sus vacaciones podían agregarse de manera voluntaria para apoyar a Andreas.

Los efectos de la novedosa idea cumplieron su objetivo, porque más de quinientos compañeros regalaron sus vacaciones dando un total de tres mil horas libres, de esta manera Andreas pudo atender a su hijo durante doce meses corridos.

Andreas quedó conmovido por el gesto colectivo, sin el cual jamás lo habría logrado, esta es una prueba de que nuestros compañeros de trabajo forman parte esencial de nuestra vida.

Via

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios de Facebook.

Gracias por visitar la página 🙂
Comparte Este Artículo Con Todos Tus Amigos Y Familiares Haciendo Clic En El Botón Inferior.