¡Hola Amante de las historias! ¿Has imaginado alguna vez reecontrarte con quiénes fueron tus maestras en preescolar? Debes conocer este caso.

Conoce los detalles de esta fantástica historia y Quizás salgan a relucir algunas lágrimas pero sí que vale la pena leerla hasta el final y Compartirla! 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Un niño posa para su foto de colegio. 30 años después, la profesora ve la foto y descubre algo que le quito el aliento.


Las profesoras de escuela son aquellas de quienes mejor recordamos. Especialmente las de la educación preescolar. Y es que son las primeras mujeres, después de nuestras madres, que nos cuidan y nos enseñan los misterios de la vidaEs por eso que podemos recordarlas por muchísimo tiempo… 

La aventura escolar para Lorly Schik comenzó en el año 1940. Inició su carrera en una escuela de Minnesota (EEUU), fue considerada una gran maestra y dejó una marca muy importante en la vida de muchísimos alumnos.

La Sra. Schik se retiró en 1989. Pero el paso del tiempo no deterioró su memoria…

Cuando ella iba a celebrar su jubilación y hacer un gran viaje con su marido por todo el país, él falleció. Fue un duro golpe que ella tuvo que enfrentar, pero ella siguió adelante. Al llegar a los 90 años, su vida le presentó otro desafío. Debía mudarse a un lugar de ancianos… 

En su estadía en el lugar de ancianos, veía televisión constantemente y de forma increíble, recordaba que el presentador de las noticias había sido su alumno hace muchísimos años atrás…

Desde el momento que recordó que él fue su pequeño alumno, no dejó de sintonizar el canal. Pues lo consideraba una forma de mantener su mente activa mientras recordaba momentos muy felices.

Luego de unos días, Lorly decidió hacerle llegar una carta a aquel muchacho en la televisión. 

La carta tenía palabras muy conmovedoras y el final decía: Actualmente, tengo 90 años y me encanta ver tu programa, deseo para ti todo lo bueno que la vida tiene para ofrecer.

Cuando el presentador y ex alumno leyó dicha carta, su corazón se arrugó y no dudó ni un segundo en volver a ver a su querida maestra. De inmediato, buscó la dirección del lugar donde se encontraba…

Cuando se encontraron cesaron algunas lágrimas y la emoción de ambos era increíble, compartieron muchísimo rato recordando los viejos tiempos y a partir de ese día luego la visitaba con regularidad.

Lorly, durante todos estos años, mantiene vivos los recuerdos sobre las características de cada uno de sus alumnos y para ella es la muestra perfecta de que nunca pudo haber tenido una mejor profesión, amará la educación preescolar por el resto de sus días. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]