¡Hola amante de las historias! Adam y Stacey Lindsay, son una pareja que desde hace algunos años estaban intentando tener un segundo bebé pero no lo habían podido lograr.

Stacey había tenido cinco abortos espontáneos, razón por la cual la pareja estaba angustiada. Ellos querían darle un hermano a su hijo Owynn, de 10 años de edad. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Tuvo Un Milagro Navideño

Luego de varios exámenes médicos, los expertos les dijeron que no siguieran intentando que Stacey quedara embarazada porque estaba propensa a sufrir grandes riesgos en su salud.

Para la pareja esto fue muy difícil de escuchar. Siempre creyeron que iban a tener una familia numerosa y así lo habían planificado desde que empezaron su matrimonio. Ahora todo cambiaría.

Ellos se sintieron mucho peor cuando el pequeño Owyn empezó a pedirles un hermano. Owyn no paraba de decirles que se sentía solo porque no tenía a nadie con quién jugar ni a quién cuidar.

Adam y Stacey no querían decirle la verdad porque consideraban que él no iba a saber afrontar la situación.

Ellos consultaron otras opiniones médicas e incluso asistieron a fundaciones que buscan hogares temporales para niños. Esa fue la primera opción que consideraron pero luego la descartaron porque no querían amar a un bebé que luego tendría que irse.

Owyn seguía ilusionado con la idea de tener un hermanito. Para esas fechas se acercaba la época decembrina, así que él le escribió una extensa carta a Papel Noel donde le pedía un nuevo integrante para su familia.

Los padres de Owyn estaban emocionados cuando leyeron la carta pero pensaban que  necesitarían un milagro para darle un hermano a este niño.

Algunos días después ellos conocieron a Kendra, una joven que estaba embarazada pero debido a su condición económica iba a dar el bebé en adopción. Adam y Stacey se ofrecieron a adoptar.

Pero mantuvieron todo el secreto. El 8 de diciembre, cuando Owyn llegó a casa de la escuela vio que debajo del árbol estaba una hermosa niña con una nota en su camisa que decía “hermanita”.

Tanta fue la emoción de Owyn que rompió en llanto. Ese fue un verdadero milagro navideño.

Muchos niños que son hijos únicos desean tener un hermano para poder compartir experiencias. En algunas ocasiones se pueden suscitar celos o peleas pero con el paso del tiempo estos malentendidos se solucionan.

La relación entre hermanos es un vínculo muy hermoso que los padres deben procurar fortalecer.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]