¡Hola! ¿Tendrias la confianza para dejar a tu hijo solo con los vecinos? ¿Crees que puedes dejarle esta responsabilidad tan grande?

Pues en esta oportunidad te mostraré el caso de un pequeño de tres años que fue asesinado por sus vecinos.

Después de que hayas terminado de mirar la información sabrás de los que son capaces algunas personas por dinero, esto sin importarles absolutamente más nada.

¿Quieres saber más al respecto? Entonces quédate con nosotros y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Secuestrado pequeño de 3 años.

laverdadnoticias

Autoridades de Tabasco estudian el rapto y el homicidio de un pequeño de tres años cometidos en el poblado de Huimanguillo, Tabasco.

Los primordiales sospechosos son una estudiante de enfermería, vecina del pequeño, y la pareja sentimental de ésta, un joven de dieciocho años.

Emilio, la víctima, desapareció el último día de la semana nueve de abril, tras salir a una tienda próxima a su domicilio, las investigaciones señalan que sus homicidas lo interceptaron y lo llevaron a un inmueble, situado a solo dos casas de donde vivía el menor.

La Fiscalía de Tabasco, que manifestó indignación por el caso, llevó un operativo para localizarlo.

La noche de el día de ayer, jueves trece de abril, el cadáver del pequeño fue localizado en el domicilio en el que presuntamente se le sostuvo cautivo, el cuerpo presentaba señales de ser ahogado y signos de maltrato y golpes.

Los estudios periciales señalan que el perjudicado fue privado de la vida a las pocas horas de ser secuestrado.

Al menor le ocasionaron una fractura en las costillas, y hay señales de que se le aplicó un calmante. En ese sitio también fueron capturados los sospechosos.

La Fiscalía del estado sugiere que los atacantes habrían intentado hacer un secuestro exprés, no obstante, se descartó que los jóvenes fuesen una parte de una banda, y este sería el primer hecho delictivo en el que participaron.

Fuente: reporteindigo

Impresionante lo que estás personas jóvenes llevaban en su cabeza, y lo peor es que no les tembló el pulso para quitarle la vida a un pequeño. ¡Merecen la pena máxima!