¡Hola amante de las historias! Un niño se encontraba jugando con un carrito que le habían comprado sus padres cuando sin querer atropelló a un pollito.

De manera inmediata el niño se sintió culpable y salió corriendo hasta donde se encontraba su madre a contarle lo sucedido. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!