¡Hola amante de las historias! Hoy hablaremos de el ventrílocuo más famoso de todos los tiempos, Charlie Mccarthy que utilizaba el cadáver de un niño para hacer el espectáculo aún más real.

Edgar era el nombre del muñeco que representaba a un niño de 10 años. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Conoce la historia de Edgar, el muñeco que parecía de verdad.

Charlie Mccarthy era, para el año 1920, el ventrílocuo más famoso de los Estados Unidos. Si acto no tenía nada de especial, era simple pero lo que hacía muy llamativo su espectáculo era su muñeco Edgar.

Éste muñeco, representaba a un niño de entre 9 y 10 años. Con su cara regordeta y sus ojos hundidos que a pesar de ser de madera no podías dejar de verlos. Sus rasgos eran muy extraños lo que hacía que las personas sintieran curiosidad de querer verlo más de cerca.

Era imposible dejar de mirar a Edgar por sus rasgos, sus manos y sus pies parecían reales. No podemos dejar pasar por alto sus ojos que reflejaban un vacío y que inevitablemente se te hacía difícil mantenerle la mirada.

Mccarthy jamás dejó que nadie se acercara a el muñeco. No dejaba que lo tocaran ni que lo miraran de cerca. Nunca se supo la razón. En sus espectáculos, las personas quedaban asombradas por lo real que se veía el muñeco.

Llegaron a pensar que era brujería, por lo que muchas madres no permitían que sus hijos vieran el espectáculo. Temían a que el muñeco tuviera alguna influencia demoníaca y que incluso pudiera hablar sin mover los labios.

Un día Mccarthy fue llamado a Nueva York para una presentación, pero éste fue hallado en el camerino muerto con más de una semana. Su cuello había sido destrozado y el baúl donde se encontraba el muñeco la cerradura había sido forzada.

Abrieron el baúl y el muñeco Edgar estaba dentro. Tan solo de verlo la piel se les ponía de gallina. Los policías se asombraron al ver que el cuerpo de Edgar era el de un niño de verdad, o sea, que era del cadáver de un niño. Se preguntaban cómo hacía Mccarthy para conservarlo.

Luego de haber leído esta historia, debes saber que nunca existió el ventrílocuo Mccarthy y su muñeco Edgar. Sin embargo, existió Un Ventrílocuo llamado Edgar Bergen y su muñeco Charlie Mccarthy. ¿Curioso no?

Charlie Mccarthy era un muñeco corriente, no fue hecho con el cadáver de un niño y era completamente normal y las personas podían tocarlo. En YouTube existen videos televisivos de Edgar Bergen y su muñeco Charlie Mccarthy.

El hombre que aparece en la primera foto era un ventrílocuo Alemán llamado Fedor Wittkowski que fue famoso en europa y su muñeco era llamado Max. Y era un simple muñeco y muy feo.

Si en algún momento creíste que esta historia era real, pues no lo es. Esta fue una historia inventada por alguien hace mucho tiempo que no ha dejado de recorrer las redes sociales.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

NC
[/showhide]