¿Sabías que a una chica que olvidó su monedero no la querían dejar pasar por el peaje de la E cincuenta y tres en Argentina? La generosidad de otro conductor le puso punto final al incidente.

Según relata Bianca Vanni en su cuenta de Facebook, el supervisor, llamado Martín, no sólo no fue comprensivo ante su olvido, sino que llamó a un agente de Policía para que se encargara de ella. Quédate con nosotros hasta el final…

Mujer le escribe carta al supervisor del peaje de la ruta E cincuenta y tres…

Sólo pedía que como excepción la dejaran pasar sin abonar los veinticinco pesos de rigor. La generosidad de otro conductor le puso punto final al incidente.

La  joven escribió una carta al supervisor del peaje de la ruta E cincuenta y tres luego de que no la dejara pasar porque se había olvidado la billetera.

Además, le entregó un cuarto de criollitos y cincuenta pesos para que la próxima pague con eso el peaje de quien, que al igual que ella, pueda sufrir un contratiempo.

Aquí, una reproducción completa y fiel de la carta de Bianca:

Para Martín, supervisor del peaje de la ruta E cincuenta y tres (córdoba a Salsipuedes): Hola Martín, soy la persona a quien no dejaste pasar en el peaje por haberme olvidado la billetera el día martes veinte y dos agosto.

Lejos de insultarte y recordarte lo mal que me trataste el motivo de mi carta es para agradecerte por hacerme llorar y humillarme ese día llamando a la policía para que me sacaran como si fuese una delincuente.

Gracias a encontrarme con gente tan inhumana como vos, tu empleada y el policía que llamaste para mostrar su burocracia, me ayuda a ser mejor persona, a ponerme en el lugar del otro, a entender que lo mismo que me pasa a mi le puede pasar al otro.

Cuando finalmente un ciudadano común como yo, humano y seguramente más solidario que vos; me colaboró con sus veinticinco pesos y te dije: “que Dios te bendiga” lo digo de corazón.

Ojalá esto te sirva para reflexionar acerca de desarrollar la capacidad de ponerte en el lugar del otro, no todos somos ventajistas, no me interesa robarte veinticinco pesos, de los cuales se que no los pones vos, y tampoco el policía a quien llamaste, sino nosotros mismos con la cantidad de plata que por todos lados nos roban burócratas.

Y te respondo la pregunta que me gritaste cuando me fui: ¿Quién sos vos?. No soy la hija de ningún político, ningún gobernante, ningún jefe tuyo para poder sobornarte que me dejes pasar gratis como seguramente lo has vivido.

Tampoco soy una ventajista de las que se pegan atrás de los autos y cuando se levantan la barrera pasan sin pagar haciéndose los boludos…

No! Soy una simple estudiante, trabajadora y esperanzada de que las personas como vos puedan modificar estas conductas para ser mejor persona. Algún día puede pasarte a vos, ojala no! Y no tengas que pasar la vergüenza que me hiciste pasar vos.

Vía

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.