Es indignante lo que esta mujer hacía con los niños sólo para que otros hombres satisfacieran sus bizarros y enfermizos deseos. Una mujer fue acusada de inyectar drogas a niños para que los hombres pudiesen aprovecharse s3xualment3 de ellos.

Después que hayas terminado de ver ésto, sabrás lo que son capaces de hacer las personas por dinero y por sus propios intereses. ¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Metanfetaminas para lo niños.

pixabay.com

Una madre de Wisconsin presuntamente permitió que los hombres abusen de dos niños pequeños durante años a cambio de drogas y dinero.

Michelle Mayer, de treinta y nueve años, de Eau Claire, ha sido acusada de dos cargos de agresión sexual reiterada de un niño, parte en un crimen.

El abuso aparentemente comenzó hace años cuando Mayer permitió a diferentes hombres entrar a la casa de su madre.

Supuestamente, los hombres le dieron a Mayer metanfetamina, cocaína y dinero, y, a cambio, les permitió atacar física y físicamente a dos niños a los que estaba traficando, de seis y nueve años, según una denuncia penal.

Mayer también les permitiría a los hombres fotografiar a los niños desnudos y les inyectaría metanfetamina para mantenerlos despiertos, dijo un informante confidencial a la policía.

El mismo informante estimó que el abuso ocurrió «cada dos días» durante un máximo de nueve años.

Si los niños se negaban a cooperar, Mayer los golpearía, incluyendo al menos un caso cuando golpeó a uno de ellos con un bate de béisbol, según el informante.

Mayer enfrenta hasta ochenta años de prisión, según otro medio de información, y la policía ahora está investigando a los hombres que supuestamente agredieron a los niños.

La policía le dijo a la estación que existe un plan de seguridad para cuidar a los niños, quienes fueron retirados de su cuidado.

Estos terribles hechos han sucedido en varios ocasiones, y es triste como este tipo de acciones suelen ser llevadas por sus mismísimos padres.

Fuente: wgntv

Esperamos que la justicia sea muy ruda con ella y con cualquiera que llegue a malograr a sus propios hijos para sacar algún provecho malicioso de ellos.