No todas las historias tienen un final feliz, y eso fue tristemente lo que le pasó a este pobre niño al encontrarse jugando. Un pequeño se encontraba jugando en horas de la tarde en su casa, cuando repentinamente su madre lo dejo de escuchar los ruidos que éste hacía.

Una vez que hayas terminado de mirar ésto, es posible que consideras las cosas que pueden ser peligrosas para los niños, ya que estos siempre suelen jugar con todo. ¿Quieres saber más al respecto? Entonces quédate con nosotros y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 

Estrangulado por las cortinas del hogar.

Una tarde trágica trajo como consecuencia  la muerte de un pequeño de nueve años que perdió la vida, de forma casual, mientras que jugaba con una cortina en la cocina.

El acontecimiento se generó sobre las cinco y media de la tarde, hora a la que la madre del pequeño dejo de escucharlo jugar y, cuando fue a ver de qué manera estaba, se percató de que el pequeño estaba inmóvil y tenía una cortina alrededor del cuello.

La mujer, atemorizada, procuró reanimarlo y, al no lograrlo, llamó a voces a unos vecinos, que se aproximaron al piso y informaron a Urgencias.

Sanitarios estuvieron hora y media buscando reanimar al menor, sin éxito. El cuerpo del pequeño continuó en la casa, hasta el momento en que se autorizó el alzamiento del cadáver.

Este fue trasladado en el furgón hasta el Instituto de Medicina Legal, para practicarle la necropsia.

Del caso se ha hecho cargo la Benemérita. Los estudiosos van a tratar de aclarar las circunstancias que rodean al acontecimiento.

El Centro de Coordinación de Urgencias ciento doce activó un protocolo en el que ha movilizado a un equipo de sicólogos, puesto que la madre tenía un enorme ataque de ansiedad.

Debemos estar muy atentos a las cosas de la casa con que juegan los niños, se puede decir que todo es un peligro para ellos. Así que no los descuidemos.

Algo que podemos hacer es enseñarle a nuestros hijos desde pequeños, es que tipo de cosas podrían colocarlo en riesgo, así podemos estar mas tranquilos de que este no haga ningún acto peligroso.

Fuente: La Opinión

La historia de este niño es completamente triste, pero sin duda servirá de ejemplo para que en ninguna otra ocasión llegue a repetirse.