Cuando te lame… Cuidado! ¡Aquí viene la lengua de lija!

Mordiendo ¡Ay! ¡Eso duele! Yo también te quiero, gatita!

Espiarte en el baño, lo creas o no, ¡los gatos adoran vernos incluso en los momentos más íntimos!

¿Llevar cosas muertas a casa? Para ellos es una maravillosa idea. 

Tratar de hacerte tropezar

 Arrastra todos tus muebles, y te hace creer que las sillas ”lucen mejores así”. 

El golpe de cabeza, (o bonk,) Esto es en realidad un gran cumplido.

El gran maullido indica: Vamos, humano, te quiero, pero por favor, ¡dame algo de comida!