¡Hola! Te aseguro que cuando veas lo que esta mujer mayor hizo por su querido hijo en verdad vas a quedar muy conmovido. Una señora no menos de noventa años decidió mudarse con su hijo para poder cuidarlo ya que éste también se encontraba delicado de salud.

Después de que hayas terminado de ver esta increíble historia, sabrás que el amor de una madre no se compara con ningún otro y que además será para siempre. ¿Quieres conocer todos los detalles? Entonces quédate y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Mama de 98 años cuida a hijo de 80 años.

No hay nada más fuerte que el amor entre una madre y su hijo, y esta historia es el ejemplo perfecto de cuán fuerte es realmente este vínculo.

Ada Keating, de noventa y ocho años, se unió a su hijo mayor, Tom, de ochenta años, en la residencia de cuidado de Moss View en Liverpool para cuidarlo, y se llevan perfectamente bien.

Ada y su difunto esposo Harry tuvieron cuatro hijos, Tom, Barbara, Margi y Janet, que murieron a los trece años. Antes de jubilarse, Tom trabajó como pintor y decorador en los servicios de construcción de HE Simm, ubicados en Prescot Road.

Tom se convirtió en residente de Moss View en dos mil dieciséis porque necesitaba más apoyo.

Ada y su hijo son inseparables y les encanta pasar tiempo juntos, especialmente jugando juegos y viendo Emmerdale.

«Le digo buenas noches a Tom en su habitación todas las noches y voy a ir a darle los buenos días», dijo Ada, una ex enfermera auxiliar. «Cuando salgo a la peluquería, él va a buscarme para ver cuándo volveré. Cuando vuelva, vendrá a mí con los brazos extendidos y me dará un fuerte abrazo «.

Tom está contento con cómo van las cosas también. «Son muy buenos aquí y estoy feliz de ver a mi madre más ahora que ella vive aquí. Ella es muy buena en cuidarme. A veces ella dirá ‘¡Compórtate!’ »

«Es muy conmovedor ver la estrecha relación que comparten Tom y Ada, y estamos muy contentos de poder satisfacer ambas necesidades«, dijo el gerente de la instalación, Philip Daniels.

«Es muy raro ver a las madres y sus hijos juntos en el mismo hogar y ciertamente queremos hacer que su tiempo juntos sea lo más especial posible«.

Como dijo Ada, «Nunca dejas de ser mamá».

Fuente: boredpanda

El amor de una madre hacia su hijo se congela en el tiempo desde que este nace. No importa cuántos años transcurran, ellas no dejan de amarnos.