¡Hola! Te aseguro que cuando veas lo que estos médicos lograron con éxito, vas a quedar muy impactado con la noticia.

En Buenos Aires un grupo de cirujanos lograron acomodar una malformación de un feto de apenas veinticinco semanas de edad.

Después de que hayas terminado de ver todo ésto, podrás ver los grandes cambios de la ciencia y cómo ha logrado avanzar para corregir errores tan complejos como éstos.

¿Quieres saber más al respecto? Entonces quédate con nosotros y no olvides contarnos tu opinión en los comentarios. 🙂

Corrección de error a feto.

pixabay.com

Percibir un diagnóstico de mielomeningocele en el embarazo era, no hace mucho, un evento que marcaría por siempre la vida en camino y la de la familia.

Es que se trata de una malformación innata y la manera más habitual y grave de espina bífida, que produce muchos defectos en el sistema inquieto, entre ellos hidrocefalia y la Malformación de Chiari II.

Otras de las consecuencias de esta malformación son la incontinencia urinaria, el deterioro cognitivo severo y déficit de la función motora (parálisis).

A lo largo del octubre pasado, en el Centro de salud Italiano de la ciudad de Buenos Aires efectuaron de manera exitosa una operación intrauterina a un embrión de veinticinco semanas, con diagnóstico de mielomeningocele.

El bebé nació el primero de enero del dos mil dieciocho, a las treinta y seis semanas de gestación, y días después fue dado de alta. Fue la primera vez que se efectuó este género de intervención en ese hospital.

Los médicos habían observado un defecto en la espalda fetal, compatible con mielomeningocele, a las veintidós semanas de embarazo por medio de una ecografía de rutina que entonces confirmaron con una resonancia magnética obstétrica.

La anomalía fue estudiada por los miembros del equipo de Cirugía Materno Fetal, quienes decidieron que el caso cumplía con los criterios para efectuar una reparación intrauterina.

«Se utilizó la técnica de cirugía prenatal a útero abierto. El procedimiento se realizó a través de una operación similar a la de una cesárea, con la cual se accede al útero.

Luego, mediante una pequeña incisión en la pared uterina se logra la exposición de la espalda fetal, permitiendo liberar la médula de sus adherencias a la piel y cubrirlas con los tejidos del bebé, de la misma manera que se realizaría luego del nacimiento.»

Esas fueron las palabras del jefe de Obstetricia y coordinador de la Unidad de Medicina Fetal, Lucas Otaño.

La intervención fue efectuada por un conjunto interdisciplinario de profesionales de salud del Centro de salud Italiano, en el que participaron los servicios de Neurocirugía pediátrica, Obstetricia, Anestesiología, Neonatología.

Aparte también instrumentadores quirúrgicos y es el resultado del adiestramiento anterior con un modelo experimental en el laboratorio del Instituto de Ciencias Básicas y Medicina Experimental.

Fuente: Infobae

Los avances de la ciencia no paran, lo que estas personas lograron fue increíble y de seguro que un paso para el futuro en la medicina.