¡Hola amante de las historias! ¿Qué esperas al ofrecer un buen masaje a un tiburón? Bueno, podría suceder que otros tiburones quieran ser tratados de la misma manera.

Un increíble video, muestra al buzo Aaron Gekoski, de 34 años, filmado mientras está rodeado de tiburones en la bahía de Aliwal Shoal en Sudáfrica. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Podríamos Llamarlo El Encantador De Tiburones, Así Fue Su Encuentro Bajo El Mar

Para el buzo Aaron Gekoski, no solo fue suficiente detenerse en medio de varios tiburones, sino que también, les regaló unos cuantos minutos de caricias bajo el agua, cuando comenzó a frotar la espalda de uno de ellos.

Lo que podemos observar después de este valiente acto es francamente espectacular.

Otro tiburón, se acercó un poco celoso, por la atención que recibía su compañero por parte del buzo y reclamó un tratamiento similar al que complació tanto a su amigo.

Parece que todo el masaje les estaba gustando, ya que, en ningún momento se les nota nerviosos o molestos con la presencia del humano, y curiosos se quedan a su alrededor.

El impresionante video fue publicado en YouTube, recibiendo miles de sorpresas y reacciones por parte de todos los usuarios que lo vieron:

Si bien, muchos buzos usan guantes para estimular a algunos peces, en el caso de Aaron Gekoski, no es lo que ocurrió. Ya que, los suyos no poseían dicho recubrimiento especial.

Los tiburones simplemente se quedan allí y disfrutan de las interacciones. En algunos encuentros documentados, a veces los roces con estos grandes animales pueden durar más de 15 a 20 minutos.

Pero la natural forma en que se dieron estos masajes dejó a todos sorprendidos. Se cree que puede ser la primera persona en experimentar un comportamiento de ese tipo por parte de tiburones.

Se sabe que, muchos de estos animales les gusta que le froten la parte de la nariz, porque, es un lugar bastante sensible, pero eso generalmente pasa cuando los buzos usan una cota de malla.

Es un comportamiento muy inusual para un tiburón y que otro se haya unido es simplemente espectacular. Una experiencia única en su tipo.

Gekoski, quien tiene años de experiencia con muchas razas de tiburones, admite que, se sentía encantado con el momento que estaba viviendo, sin embargo, se mantuvo alerta, y aunque estaban todos calmados no dejan de ser peligrosos.

Si te gusto comparte con todos tus amigos!

[/showhide]

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.