¡Hola Amante de las historias! En el caso que conocerás hoy, una mujer llevó a su pequeño hijo a su trabajo ¡Pero no imaginó que ese se convertiría en el peor día de su vida!

Después de 22 años de desesperación, la vida le dio un gran regalo. Quédate hasta el final para conocer el desenlace de la historia y Compártela con tus amigos.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

¡Esta pareja se reencontró con su hijo desaparecido 22 años después!

El 3 de mayo de 1996 se convirtió en una fecha muy especial para Li Mingzhao. En la mañana de ese día, ella decidió ir a su trabajo en la fábrica de cemento con su pequeño hijito de 4 años llamado Pengpeng.

Cuando llegó su lugar de trabajo, uno de sus compañeros le dijo que podía cuidar del pequeño mientras ella cumplía con sus actividades y por la simpática propuesta ella aceptó.

Después de cumplir con sus labores, ella estaba lista para regresar a casa junto con su pequeño. Sin embargo, cuando buscó a su compañero él ya no estaba.

De inmediato corrió hasta la casa del hombre pero lamentablemente él, junto con Pengpeng, estaban desaparecidos.

¡Ahí fue cuando comenzó el tormento para Li y su esposo!

Ambos desesperados por la desaparición de su único hijo, dedicaron el resto de su vida a buscar a Pengpeng…

Todo fue muy complicado porque solo tenían una fotografía (y en el continente asiático las personas tienen rasgos muy similares).

¡Pero nunca perdieron la fe y 22 años después, ocurrió el milagro!

Luego de realizar un estudio de ADN a varios hombres de 26 años con características similares a las de Pengpeng, lograron encontrarlo.

Su hijo estaba en la ciudad de Wuan porque después de haber sido secuestrado fue entregado a un refugio de »niños abandonados». En el lugar, lo adoptó una familia que se encargó de criarlo muy bien toda su vida.

A pesar de que Liu vivió una pesadilla por mucho tiempo, ella y su esposo están muy felices por el bienestar de Pengpeng que asegura que a partir de ahora, cuidará de su familia biológica pero también de la adoptiva que le dio tanto amor.

Esta historia demuestra que la fe y la esperanza es lo último que se debe perder. Pero también que hay que tener mucho cuidado con los niños; la mejor recomendación es nunca dejarlos solos con personas que no sean de la absoluta confianza para los padres.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]