¿Has visto lo que hizo esta madre para inculcarle a su hijo trabajo y esfuerzo? Lo hizo trabajar sin ninguna remuneración por una semana.

No te pierdas los detalles de esta historia, así que presta mucha atención. La educación es lo mejor para los hijos.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Ofreció a su hijo para trabajar en la construcción para darle una lección de vida

Una mujer de Mar del Plata ofreció a su hijo de catorce años en Facebook a fin de que conozca, en una semana, lo que es trabajar con esmero. La mujer aclaró, además de esto, que el uso va a ser “sin retribución a lo largo de una semana” y que los viáticos correrían por su cuenta.

De manera inmediata la madre explicó:

“Mi hijo es estudiante de una escuela, comenzó hace una semana las clases y no copió puesto que le dio la sensación de que emplear la lapicera es demasiado esfuerzo”.

“En la mañana de el día de hoy siguió su relato. Debía llenar una labor para dar por la tarde y cuando llegué del trabajo lo asistí, puesto que no llegaba con la labor. Resolví ciertas preguntas y escribí ciertas respuestas.

Él lo único que debía hacer era copiar lo que había escrito y se encaprichó por el hecho de que le pareció demasiado esmero utilizar la lapicera. Mi hijo necesita saber qué se siente una semana con una zapa en la mano”, concluyó.

Laura aclaró en diálogo con Cadena tres que su hijo trabajó por un día como asistente de pintor y estuvo a lo largo de ocho horas puliendo paredes y al día después volvió a la escuela.

“Acá los chicos tienen tres caminos: estudiar, trabajar o bien infringir la ley. El que no lo vive o bien pasa de ahí que, no sabe lo que es meditar que tu hijo puede ser lo que a vos te hicieron.

El día que lo dejé con el hombre trabajando me dolió el ánima mas era eso o bien saber que se me va”, comentó con sofocación.

Explicó que su hijo “pasó la muerte de su papá y tras eso usurparon la casa. Él vivió el hecho de que la criminalidad gana. Fue un instante de desesperación pues no sabía qué hacer”, agregó.

La verdad es que el adolescente de catorce años aprendió la lección de vida que le dio su madre a tiempo, y volvió a la escuela sin lamentarse y a sabiendas de que la vida es considerablemente más dura que estudiar.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.