¡Hola Amante de las historias! Imagina por un momento ir al trabajo en el metro de tu ciudad y por un descuido, perder tu billetera con tus documentos y el dinero que llevabas encima.

Jerkovic se quedó sin un centavo y tuvo que tramitar de nuevo su documentación hace 14 años, cuando extravió su billetera. Sorpréndete con su increíble historia leyendo hasta el final y recuerda compartirla con tus amigos.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Al Contribuir Con Una Buena Causa Perdió Su Billetera

Jerkovic iba a su trabajo y al igual que todos los días, esperaba la llegada del metro en la estación cercana a su casa.

Un jovencito se le acercó pidiendo colaboración para la construcción de un refugio de animales. Jerkovic gustoso, sacó su billetera y depositó en la alcancía 20 euros.

El muchacho le agradeció su aporte y él se despidió para embarcarse en el metro que acaba de llegar.

No encontró su billetera

A la hora del almuerzo, Jerkovic fue al restaurante cerca de su oficina y pidió lo acostumbrado, al pedir la cuenta y disponerse a pagar, se dio cuenta de que la había perdido.

Recordaba haberla sacado por última vez, cuando donó el dinero al joven en la estación y supuso, que allí la había extraviado.

No pudo pagar la cuenta pero como era cliente frecuente, pidió disculpas y dijo que al día siguiente, cancelaría su deuda.

14 años después recibió un paquete

Una tarde mientras Jerkovic veía tranquilamente la televisión, sonó el timbre de su casa y al abrir la puerta, era el cartero con una pequeña encomienda. Él se extrañó porque no esperaba ningún envío y al revisarlo, no tenía remitente pero era para él.

Firmó la nota de entrega y al destapar la pequeña caja… ¡SORPRESA! Era la billetera que 14 años atrás, había extraviado y tenía una nota que decía:

«Saludos Jerkovic, disculpe el abuso que cometí con usted hace tantos años. Estaba pasando una mala racha y el día que encontré su cartera, me ayudó mucho. Hasta creo que me trajo suerte porque conseguí trabajo poco después.

En aquel entonces, la guardé y creí haberla perdido. Hace algunos días revisando unas cajas viejas la recuperé y por eso, la estoy enviando. Calculé los intereses que ese dinero pudo haber producido durante todo este tiempo y allí lo tiene. Le agradezco su ayuda y disculpe nuevamente.»

Un amigo anónimo

Increíble pero así pasó. Este hombre no olvidó jamás el favor que recibió de Jerkovic sin que él siquiera lo supiera y a pesar de que en el momento, no obró como debía… Al final, supo corregir su error y esa es una lección valiosa.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]