¿Sabías que nuestros actos pueden llegar a tener consecuencias irreversibles cuando se está bajo los efectos de drogas? Conoce la historia de Kaylee Muthart, la joven de 20 años que luego de estar bajo los efectos de las drogas destrozó sus ojos.

Esta joven de Carolina del Sur, Estado Unidos, ha servido de ejemplo para muchos, pues su familia desea evitar que otros jóvenes sufran por la adicción de drogas. Quédate con nosotros hasta el final…

Soy Kaylee Muthart La Chica Que Destrozó Sus Propios Ojos

Todo comenzó un verano cuando experimento el fumar marihuana mezclada con otro narcótico, al parecer pudo tratarse de cocaína o metanfetamína.

Luego del incidente, Kaylee dejó la escuela y su trabajo. No pasó mucho tiempo, y la relación amorosa de dos años “comenzó a deteriorarse”

Así que continúo consumiendo narcóticos hasta llegar a un colapso mental y un diagnóstico de trastorno de bipolaridad.

Finalmente, Muthart comenzó a usar éxtasis, ya no podía controlarse. “Mientras estaba en éxtasis, estudié la Biblia”.

“He malinterpretado mucho de eso. Me convencí de que la metanfetamína me acercaría aún más a Dios”.

Su madre Katy Tompkins intentó ayudar a la joven, grabo una conversación telefónica que tuvieron para obtener una orden judicial para obligar a la joven a ingresar en un centro de rehabilitación.

El seis de febrero del dos mil dieciocho, Muthart se inyectó una dosis bastante alta de metanfetamína.

La joven pensó que el mundo terminaría y todos morirían sino se arrancaba sus ojos. En su estado de alucinación su decisión parecía muy racional.

¿Qué hizo?

ADVERTENCIA: los detalles a continuación contienen material descriptivo bastante fuerte

“Empujé mis dedos en cada ojo. Agarré cada globo ocular, giré y tiré hasta que cada salieron de la cuenca; parecía una lucha masiva, lo más difícil que he tenido que hacer”

Un pastor la escucho gritar: “¡Quiero ver la luz!” Cuando la encontró, la joven estaba sosteniendo sus globos oculares, ya los había aplastado, pero estos seguían unidos a su cabeza.

Los feligreses de South Main Chapel y Mercy Center una iglesia que estaba al otro lado de la calle la observaban.

Desenlace

Ahora Muthart se encuentra limpia. La joven declara que a pesar se siente “más feliz ahora de lo que estaba antes de que todo esto sucediera”.

“Prefiero ser ciega que depender de las drogas”, “Me costó perder la vista para volver al camino correcto, pero desde el fondo de mi corazón, estoy contenta de seguir viva”.

Via

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios de Facebook.

Gracias por visitar la página 🙂
Comparte Este Artículo Con Todos Tus Amigos Y Familiares Haciendo Clic En El Botón Inferior.