¡Hola amante de las historias! Hay muchas dificultades que las personas con discapacidad deben enfrentar, pero es importante cómo deciden hacerlo su realidad para seguir adelante.

Un joven salvadoreño, lucha a diario contra su condición para hacer realidad sus sueños. No pararás de llorar con su historia. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Nada Detiene A Este Chico Con Discapacidad De Lograr Su Meta

Jaime Osmín Pérez Luna, de 16 años, vive en la granja Colón, en el cantón Agua Blanca, en Cacaopera, Morazán, y es de una humilde familia de agricultores.

A los nueve meses de edad, le diagnosticaron parálisis cerebral, no tenía fuerza en las piernas, ni siquiera podía mantener el equilibrio de su cuerpo, por lo que solo puede gatear para movilizarse.

Sin embargo, se aferró a su deseo de mejorar para mejorar su calidad de vida y la de su familia.

Su pasión es estudiar y leer, y cuando sea grande, quiere trabajar en un banco y poder ayudar a su madre y hermanos.

Nada detendrá a este chico

A la edad de siete años, comenzó el preescolar, pero dejó de estudiar debido a problemas económicos. A los 14 años, reanudó sus estudios y ahora se encuentra en el segundo año del Centro Escolar de Colón, a más de dos kilómetros de su hogar.

El joven se arrastra una hora para llegar a la escuela. Cuando llueve, se forman marismas que obstaculizan el paso, pero, aun así, no falta a sus clases.

Necesita una silla de ruedas eléctrica, pero por su realidad económica, no pueden costearlo. Su familia se va muy temprano al trabajo y no pueden llevarlo.

El caso fue publicado en las redes sociales y muchas personas fueron conmovidas por su realidad. Aprovechando estas plataformas, su familia ha pedido ayuda o donaciones para el joven estudiante.

Tanto es así, que la noticia llegó hasta oídos de Carla Hananía de Varela, Ministra de Educación del país. Quien fue a visitarlo y le prometió acondicionar su vida para que sus estudios fueran más llevaderos. Como una batería para una silla eléctrica, reparar las calles de su vecindario y reparar la infraestructura de la escuela.

Días después, otra buena noticia llegaría a su vida

La presidenta del Instituto Salvadoreño para la Rehabilitación Integral, decidió evaluarlo para ingresarlo así a rehabilitación. Los médicos se dieron cuenta de que tiene un 90% de posibilidades de poder caminar.

Debe continuar las terapias en el Centro de Rehabilitación Integral de Oriente, en la ciudad de San Miguel.

¡Qué niño tan admirable, cuántas ganas de seguir adelante! Se merece nuestros respetos y el mayor aplauso.

Recuerda que siempre puedes lograr tus objetivos si te propones firmemente, no hay nada imposible. Comparte el ejemplo de este niño valiente y perseverante.

Si te gusto comparte con todos tus amigos!

[/showhide]

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.