¿Conoces la historia del joven que desapareció en el año 2015? Aún no se conoce el paradero del joven y su padre cuestionó a las autoridades.

No te pierdas los detalles de esta historia, Así que presta mucha atención es muy curioso todos los acontecimientos de esta desaparición.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Paco Molina, 16 años, desaparecido en 2015

Paco Molina tenía dieciséis años cuando desapareció a lo largo de la calurosa noche del jueves dos de julio de dos mil quince. Salió con sus amigos, en bermudas y camiseta.

Estuvo tomando con ellos un refresco y patatas fritas en el parque cordobés de los jardines de los Patos. Le mandó un mensaje a su padre.

«Dormiré fuera», le escribió. «Me extrañó esa forma de expresarse, por el hecho de que siempre y en toda circunstancia afirmaba que iba a dormir a casa de su amigo fulanito, la única en la que alguna noche se quedaba», confiesa Isidro Molina, el padre del joven.

La Policía Nacional sostiene múltiples líneas de investigación abiertas, mas ninguna es pública. Sí confirmó al comienzo de las pesquisas que la última charla que Paco sostuvo por WhatsApp fue con una amiga diecisiete minutos tras las doce de la noche.

Le afirmó que entonces le escribiría cuando cargase el móvil pues se le estaba terminando la batería. Desde ese momento, el celular no ha vuelto a producir señal alguna.

«Una joven me llamó por el hecho de que creía haber visto a Paco en el metro de la capital española, más lo hizo un mes después; ahí la policía no podía hacer nada», recuerda.

«Otra me informó de que había visto un muchacho semejante en un bar de Oviedo, si bien me informó un par de días más tarde; incluso de esta forma, los agentes fueron, más las cámaras del local estaban deterioradas».

Apunta Isidro, quien asegura que le ha escrito o bien telefoneado gente de Tarragona, Alicante, Valencia, Algeciras, La Línea o bien la capital española.

La villa de Madrid, en verdad, es uno de los sitios de donde recibe más llamadas. Ahí es donde teóricamente viajó el joven, conforme apunta una de las líneas de investigación.

Un chofer de la estación de buses aseguró haber visto a Paco subir al autobús que iba a la villa de Madrid la mañana siguiente a la desaparición. «Considero que alguna de estas llamadas va a ser un día la buena», afirma ilusionado el padre.

Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.