¡Hola amantes de las historias! Es muy triste decirlo, pero en tiempos modernos, la apariencia importa mucho más que la dignidad para algunas personas.

Algunas, por vanidad, llegan al punto donde irrespetan a los demás tanto o más que a ellas mismas, pero muchas veces se llevan una gran lección. ¿Quieres saber de qué hablo? ¡Quédate hasta el final!

Ella Quería Un Aumento, Él Le Dio Una Lección.


Muchas veces pareciera que las mujeres nacemos con un chip pre-programado para desear lucir de cierta manera. La situación puede llegar a tal punto, donde somos capaces de hacer cualquier cosa para lograr nuestro objetivo.

Este fue el caso de nuestra protagonista, Martha, que en un intento de conseguir algo que ella deseaba, fue capaz de hablarle a su jefe de una manera que solo le causó problemas…

Todo comenzó así…

Un día, el jefe de Martha, llega a la oficina luciendo muy guapo y ella pensó que esa era su oportunidad. Se decidió por tantear el terreno mediante mensajes:

«Te ves muy guapo con esa camisa gris. Estoy segura que todas aquí piensan así.»

Lo que estaba haciendo era muy arriesgado, además de totalmente inapropiado. Se podía meter en graves problemas, podrían hasta despedirla. Pero ella estaba decidida.

Sin embargo, su jefe, que no era un señor mayor pero sí era alguien profesional, no encontró su mensaje nada halagador y le respondió.

«Gracias Martha, pero esa clase de comentarios no son bien recibidos. Te pido que por favor, te encargues de tu trabajo y mantengas la postura.»

Pero ella no iba a detenerse, ya había comenzado, si no aprovecha esta oportunidad que tenía, probablemente no hubieran más.

«Lo siento, no volverá a pasar. Seré directa, necesito un aumento. He sido muy buena empleada, pero estoy reuniendo para un operación de senos y así no lo lograré. Haré lo que sea.»

Su jefe solo se indignó aun más con esa clase de mensajes, ¿qué estaba pensando esa chica? Definitivamente no tenía filtro y no conocía su lugar.

«Lo lamento, Martha, pero si en serio has sido buena empleada, mantendrás tu sueldo. Sin embargo, no es posible darte un aumento. 
Es una lástima que una chica como tu se rebaje a esto, pues unos senos no te darán una mejor vida. No vuelvas a intentar algo así, o te reportaré con recursos humanos.»

¡Que intenso! Definitivamente, esto es un claro ejemplo de cuando se llega muy lejos por intentar aparentar ser alguien que no eres. Debemos conocer nuestros límites y no abusar de la suerte.

AA.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…