¡Hola Amante de las historias! No es un secreto que uno de los principales problemas que afrontan las personas con síndrome de Down, en la poca inclusión hacia ellos en el mercado laboral.

Pero hoy conocerás sobre el emprendimiento de seis chicos con trisomía 21 que no quisieron »resignarse» a no conseguir trabajo. Acompáñanos hasta el final para ver su historia y Compártela con tus amigos.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

¡Conoce el grupo de chicos con síndrome de down que trabajan en su propia pizzería!

Los protagonistas de esta historia son: Mateo, Leandro, Mauricio, Franco, Tomy y Pablo. El grupo de amigos se conoció cuando todos asistieron varios días a un centro de recreación especial para personas con síndrome de Down.

En el mismo sitio, todos conocieron también a Leandro López (profesor de física y psicomotricista) y a Kevin Degirmenci, ambos como voluntarios de dicho centro recreativo.

Después de que se dio inicio a una maravillosa amistad, los dos voluntarios hablaron con los padres de los seis chicos para proponerles la idea de que entre todos, se creara un nuevo negocio independiente donde los jóvenes pudiesen demostrar sus habilidades aprendidas…

Por suerte, todos los padres estuvieron de acuerdo porque todos los chicos eran capaces de realizar diversas labores con efectividad y eso les permitiría conseguir independencia económica además de experiencia laboral.

Tras el acuerdo, se dio inicio a un negocio de pizzería ambulante llamada »Los perejiles» y presta sus servicios en diversos eventos. 

¡Lo mejor de todo es que las tareas están muy bien distribuidas!

Mateo tiene 24 años y es el encargado de amasar las masas para las pizzas, Leandro y Mauricio tienen 22 años y hacen todo lo relacionado a las salsas, Tomy prepara deliciosas recetas específicamente para celíacos y Pablo y Franco de 19 años se encargan de toda la atención al público porque son los más extrovertidos.

Para todos, esta es su primera experiencia laboral en una pizzeria y cada uno ha demostrado ser totalmente ágil en sus tareas asignadas. De tal forma, en el 99.9% de los casos el público ha muy satisfecho con el servicio de los chicos especiales.

¡Sin duda alguna, esta historia es un maravilloso ejemplo de superación personal y vale la pena compartirla para que muchas personas comprueben que si alguien está dispuesto a lograr un objetivo, ninguna barrera será impedimento!

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML

[/showhide]