¡Hola amante de las historias! Joey Mustain se encontraba en un restaurante junto a su familia disfrutando de un helado cuando fue testigo de una historia inspiradora.

A este local de comidas y postres entró un vagabundo a pedir las sobras. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Todos Lo Discriminaron Por Su Apariencia

Este hombre estaba vestido de una forma desaliñada, tenía mal olor corporal y cargaba con un saco de desechos. Todos en el restaurante se sintieron incómodos ante su presencia.

Incluso Joey reconoce que quería que el mendigo se alejara porque no estaba dispuesto a darle de su helado.

Este mendigo vio a su alrededor. Se acercó hasta la barra y pidió hablar con el gerente.

Algunos minutos después, el encargado del lugar salió y con voz amable le preguntó al mendigo qué necesitaba.

Él le explicó que tenía muchas horas sin comer y que por favor le diera las sobras que habían dejado los comensales. Joey pensó que el gerente se iba a negar a este requerimiento.

Pero grande fue su sorpresa cuando escuchó que le pedía al mendigo que se sentara en una de las mesas. ¡Él mismo lo atendió! Le dio una de las cartas y lo exhortó a que eligiera la comida que más le apeteciera.

Joey seguía asombrado por la buena actitud de este gerente. Él estaba acostumbrado a ver cómo las personas se niegan a ayudar a los mendigos solo por su aspecto.

E incluso sintió vergüenza porque su primer impulso había sido despreciar a este hombre haraposo.

Al poco tiempo, el mendigo recibió una rica hamburguesa con una fría bebida. La comió con mucho gusto.

El gerente de este establecimiento les pidió a todos los presentes que oraran porque este vagabundo pudiera tener una mujer vida.

“A pesar de que todos en el restaurante estaban muy ocupados, el gerente se tomó su tiempo, puso su mano sobre el hombre y empezó a orar. Noté que había verdadero amor en su rezo”, dijo Joey.

Además, sostuvo lo siguiente “El vagabundo no fue tratado como una molestia para el negocio. Más bien, era por personas como él que el local abría sus puertas todos los días”.

En la vida nos encontraremos con personas que necesiten de nuestra ayuda. Es importante que no los discriminemos por la apariencia que puedan tener. Todos los seres humanos tenemos el mismo valor.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]