¡Hola Amante de las historias! No es un secreto que tras tantas malas noticias que abundan en el mundo diariamente, se pone en duda que existan personas capaces de ayudar a otros sin intereses… 

Sin embargo, casos como el que conocerás hoy te confirmarán que no todo está perdido. No dudes en conocer los detalles de esta hermosa  historia y Compartirla con tus amigos.

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Hombre escucha una conversación en un vuelo y su siguiente acción hace que todos los que están a bordo le aplaudan

Aunque cueste creerlo la solidaridad no ha terminado, y grandes gestos lo demuestran cada día y ni siquiera nos enteramos. Sin embargo, vale la pena dar a conocer historias como la que leerás a continuación que confirma que para una mejor sociedad, solamente hace falta hacer más común la buena voluntad. 

Denny Kukich es una de esas personas que pudo colocarse en los zapatos de alguien más, sin esperar algo a cambio…

El señor Denny estaba en un vuelo con rumbo hacia Canadá, cuando de repente escuchó las conversaciones de unos soldados desconocidos debatiendo sobre los »altos» precios de las bandejas de comida.

Lamentablemente, a pesar de tener mucha hambre, su cantidad de dinero era justa y no podrían comprar la comida.

Kukich se conmovió muchísimo con las palabras de los hombres y observando que ninguna persona se levantaba o se manifestaba para ofrecerles ayuda, llamó a la azafata indicándole que llevara una bandeja de comida para cada uno de los soldados presentes.

Luego de este asombroso gesto, los soldados a bordo empezaron a llorar y agradecerle al hombrepor la bondad de su acto… El resto de las personas del vuelo empezaron a aplaudir y a continuación otras personas decidieron colaborar para que todos en el viaje comieran. 

Por si fuera poco, al aterrizar el avión el hombre se dirigió nuevamente a los soldados y le entregó 75 dólares a cada uno para que pudieran comprar otras cosas antes de llegar a su base en la ciudad de Petawa.

Los soldados aun conmovidos no podían creer lo que estaba pasando y agradecieron a Dios por eso.

En definitiva, una hermosa historia que demuestra la gran voluntad de este hombre por querer ayudar a otros sin esperar retribución alguna. Un acto ejemplar que vale la pena destacar y seguir multiplicando para que la sociedad sea cada vez más solidaria. 

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML
[/showhide]