¡Hola Amante de las historias! Una de las pesadillas más recurrentes del protagonista de alguna película de horror, es ser atacado por un monstruo de dos cabezas.

Edward Mordrake, un hombre de la nobleza inglesa del siglo XVIII vivió y murió a causa de esa pesadilla, no con dos cabezas sino con dos rostros. Acompáñanos a conocer su espeluznante historia y compártela con tus amigos.. 

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Su Otro Rostro Se Burlaba De Él Mientras Lloraba

Los grandes bailes y cenas elegantes se celebraban todas las semanas en el Castillo Mondrake hace más de doscientos años. Era el modo de vida del noble que habitaba la Inglaterra del siglo XVIII.

Mientras la Condesa estaba en trabajo de parto, el Conde Mondrake celebraba una gran fiesta para dar la bienvenida a su primogénito.

El rostro de la partera reflejaba terror, cuando fue a llamar al Conde y decirle que su hijo había nacido. Al entrar en la habitación, su esposa tenía la criatura en brazos, pero la noble estaba bañada en llanto.

El Conde creía que su hijo había nacido muerto pero de pronto lo escuchó llorar y su rostro se iluminó, pero la alegría que reflejaba su cara se convirtió en  repulsión al ver al bebé y gritó:

-«Es un monstruo, no  quiero verlo nunca más».

La madre lo llamó Edward, pero la criatura era una abominación. Tenía dos rostros, uno de tamaño normal y el otro le salía en la nuca. 

Edward creció lejos del castillo Mondrake y aunque disfrutaba de los lujos de la nobleza, nunca pudo acercarse al castillo porque su padre se negaba a verlo.

Mantuvo la existencia de su hijo en secreto y amenazó a cada uno de sus sirvientes de muerte, si mencionaban a Edward alguna vez.

El muchacho lloraba todo el tiempo en medio de su soledad. Su madre era la única que de vez en cuando lo visitaba a escondidas del Conde. Lo peor de todo, es que el rostro que tenía en su nuca, lo martirizaba y ni siquiera lo dejaba dormir.

Constantemente, lo hostigaba y le gritaba que era un fenómeno. Si Edward lloraba, su rostro en la nuca reía a carcajadas, no le permitía concentrarse en ninguna actividad, siempre hacía lo opuesto a lo que Edward deseaba o pensaba.

La vida de Edward era un tormento y así vivió durante 23 años. El rostro diabólico, un día le dijo:

-«Si quieres deshacerte de mí, toma ese cuchillo y arráncame de tu existencia»

Edward decidió escuchar a su otra cara y empuñó el cuchillo para acabar con su tragedia.

En el fondo, sabía que al hacerlo terminaría también con su vida. Pero sin fuerzas para seguir adelante, arrancó al rostro endemoniado que toda la vida lo había martirizado y finalmente, pudo descansar.

Hay quienes aseguran que esta historia es cierta y otros niegan que sea posible, lo cierto es que al enterarnos quisimos que la conocieras y si es imposible tener dos rostros, lo que los seres humanos jamás podremos callar es la conciencia.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

MP
[/showhide]