¡Hola amante de las historias! Para muchas personas, la vida no tiene sentido hasta que su nombre esté en el Libro de los Récords. Ese es el caso de She Ping, de 32 años, quien cubrió su cuerpo con abejas para romper el récord mundial. 

Descubre como fue el proceso para colocar las abejas en su cuerpo y si al final logró obtener el preciado título. Te dejará impactado su historia ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Hombre Decide Romper Un Record Al Cubrirse De Abejas

La práctica se inició en Rusia en la década de 1830, pero se ha vuelto más popular con el Guinness World Record. Perteneciente a una tercera generación de apicultores, She Ping le dijo a China Daily que no se lavaba durante tres días para atraer mejor a las abejas.

Las abejas no atacaron ni una vez cuando estaban sobre el hombre. Ya que, lo trataron como su nuevo panal. Para comenzar esta hazaña, un asistente le colocó una abeja reina sobre su cuerpo. Así, poco a poco, los 33,1 kg de abejas, lo que equivale a 331 mil insectos, se fueron conglomerando en todo su cuerpo.

Al hacerlo, trató de mejorar el record anterior del «manto de abeja», que, según muchos medios de China, se lo había ganado un apicultor de la provincia de Jiangsu, Ruan Liangming. Quien, en 2008, fue el panal viviente de 26.8 kilogramos de abejas.

Ganadores y abejas

Sin embargo, el sitio web Guinness Book of Records, afirma que el actual ganador del record es Vipin Seth de India. El 9 de marzo de 2009, posó sobre su cuerpo 61,4 kilogramos de abejas, que son unos 613.500 insectos.

Actualmente, todo el proceso por el que se sometió She Ping, les tomó una hora entera. Su ayudante, que estaba cerca, sacudía las abejas fuera de su cara con incienso. Mientras, que el resto de su cuerpo estaba cubierto por más de 30 kilos de las pequeñas obreras amarillas.

Ping, también se colocó unos bastoncillos de algodón en las fosas nasales para evitar que las abejas entraran por su nariz. 

A pesar de todo su esfuerzo, no alcanzó el récord mundial, pero reclama el reconocimiento por llevar a cabo el truco sin ropa.

Como dato curioso

Chongqing, el pequeño pueblo donde vive Ping, se ha convertido en un punto de acceso para los criadores de abejas. Con la participación de varios otros comerciantes locales y tiendas de miel con letreros que los muestran cubiertos de insectos.

Es tan fuerte su amor por estos insectos, que un par de apicultores en el noroeste de China se casaron mientras estaban cubiertos con trajes de abejas, en 2009.

China es uno de los principales productores mundiales de miel, aunque sus exportaciones han sido prohibidas en varios países por temor a la falsificación.

Si te gusto comparte con todos tus amigos!

[/showhide]

Atención: Estas imágenes no son de nuestra autoría, si conoces o eres uno de los creadores, ponte en contacto con nosotros para darte los créditos.