¿Viste la historia del chico que sale a pedir comida y a partir de allí, su vida da un giro sorprendente? Hacer algo amable por otra persona no necesita de mucho esfuerzo. Sólo debemos mantener nuestro corazón abierto.

El adolescente hambriento que va a Kroger a pedir comida a extraños, sin tener idea de que eso cambiaría su vida. Quédate con nosotros hasta el final…

La historia del joven que va a pedir comida en “la tienda de la gente rica”.

El estudiante de 16 años, Chauncy Jones, vivía con su madre y trataba de conseguir trabajo para ayudarla a pagar el alquiler y comprar comida. Hambriento, se dirige a Kroger y se encuentra a Matt White.

El joven se acerca a Matt para preguntarle si podía ayudarlo con sus maletas a cambio de un paquete de rosquillas glaseadas, acto que conmovió a este hombre, por lo que decide darle a Chauncy algo más que eso.

Primero, le compró artículos básicos y algunos alimentos para él y para su madre, Bárbara. Pero Matt White nos contó a través de las redes sociales los detalles de esta experiencia tan significativa:

«Acabo de conocer a la persona más inspiradora de la historia. Su nombre es Chauncy Jones. Es un joven de 16 años, de Memphis. Cuando se acercó a mí, parecía haber sido rechazado 100 veces».

“Chauncy parecía avergonzado, hambriento y roto, por lo que le dije que sí. Me dijo que venía con la esperanza de que alguien le diera algo de comida para él y para su madre.”

“Como él no tenía teléfono, ni un pase de autobús, y dependía de la generosidad de algún extraño, nos fuimos de compras. ¡Nos divertimos mucho! Compramos de todo… Hablamos mucho y me contó de sus excelentes calificaciones”.

“El adolescente se calificaba como pobre, pero decía que algún día sería rico y dueño de sus propios negocios para poder ayudar a otras personas. Yo estaba realmente sorprendido”

La amabilidad de Matt es increíble.

«Lo llevé a su casa y me di cuenta de que él no estaba bromeando. Él y su madre no tenían ni camas o muebles y no tenían nada en la nevera. Su madre era muy dulce pero muy frágil”.

“Cuando me iba, le di un abrazo y le dije cuánto lo amaba Dios y que iba a crecer para ser un hombre increíble”.

Matt no quedó satisfecho y creó una página de GoFundMe para recaudar dinero para que Chauncy pudiera comprar una cortadora de césped. La historia se hizo viral y consiguió más de trescientos mil dólares.

Ahora, Barbara y Chauncy tienen una nueva vida. Lograron obtener un hogar, un auto y el joven asiste a una nueva escuela, y siguen creciendo las oportunidades para ellos.

El dinero recaudado se destinó a un fideicomiso protegido que le será proporcionado por décadas para un mejor futuro.

Matt dice que nunca olvidará a este chico, puesto que significó mucho para él. “Nuestro Dios es asombroso, y nunca podemos estar suficientemente agradecidos por las bendiciones que tenemos”.

Via

¿Qué opinas de esta historia?  Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.