¡Hola amante de las historias! Savannah es una joven adolescente que desde muy temprana edad había tenido un sueño: adoptar a un perrito.

Savannah era amante de los perros pero sus padres no le dejaban tener uno propio porque no era lo suficiente mayor como para hacerse cargo. ¡Quédate hasta el final para que conozcas el desenlace de la historia y No olvides Compartirla con tus amigos!


[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

Ella Empezó A Llorar

Tener un perro de mascota requiere de muchísimos cuidados y de tener una gran responsabilidad para mantenerlo cómodo, seguro así como bien atendido. Los perros son un ser vivo que se ganan nuestros corazones.

El pecho de Savannah se le llenaba de amor cada vez que veía a un perrito en la calle. Les daba comida e incluso los acariciaba.

Ella se unió a una fundación sin fines de lucro que se dedicaban al rescate de estos hermosos animalitos. Los cuidaban hasta que alguna familia decidía adoptarlos.

En todo ese tiempo, Savannah no dejó de pedirles permiso a sus padres, quienes se mantenían firmes en su negativa.

¡Ella hizo de todo para ganarse el honor de tener su mascota! Aumentó sus calificaciones en el colegio, colaboraba en los quehaceres del hogar y en cada oportunidad que tenía sacaba el tema a colación.

En una cena familiar, su madre Angela Disbennet le preguntó que si se sentía preparada para tener un perrito. Ella respondió “sí” con bastante certeza.

Así se enteró que Angela y su marido tenían planificado regalarle el perrito. Ella no podía creer lo que estaba escuchando. Estaba realmente feliz. ¡Al fin había conseguido su deseo!

Pero algo terrible sucedió…

“Originalmente habíamos encontrado un cachorro que terminó muriendo un par de semanas antes de que fuéramos a recogerlo. Esto devastó a nuestra hija que había estado contando los días”, comenta la madre de Savannah.

Ella se sentía muy afligida porque no había podido tener a este cachorro en sus brazos. Murió antes de que pudieran conocerse y ella sentía que ya no tendría otro perrito.

Sus padres le tenían una sorpresa…

“Nuestra hija pensó que estábamos teniendo una cita nocturna cuando realmente estábamos conduciendo a Portland, Oregon, a tres horas de distancia ¡para recoger a nuestro cachorro!”, detalló Angela.

Cuando ella menos lo esperaba recibió a su perrito. Al ver al pequeño estalló en lágrimas de felicidad.

A veces nuestros anhelos se cumplen pero no de la forma que lo teníamos previsto. Lo importante es saber afrontar los cambios que llegan al obtener lo que queremos.

Descarga Gratis El Reporte: 3 Claves Para Comenzar A Ganar Dinero Desde Tu Casa Haciendo Manualidades (HAZ CLIC AQUÍ)

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

YM
[/showhide]