¡Hola Amante de las historias! En el siglo anterior, hubo un artista ventrílocuo que ganó fama en poco tiempo por la impresión que causaban sus espectáculos, acompañado de un muñeco con apariencia »aterradora».

Pero después de la muerte del talentoso hombre, investigadores descubrieron una sorprendente verdad. Quédate hasta el final para conocer los detalles que te hará poner la piel de gallina ¡No dudes en compartirla con tus amigos!

[showhide more_text=»Clic Aquí Para Seguir Leyendo» less_text=»Mostrar Menos…»]

La Horrible Historia Del Muñeco Que Era Un Niño De Verdad

En 1920 un nuevo tipo de espectáculo nació al sur de Estados Unidos… En este, actuaba un ventrílocuo que en poco tiempo se hizo muy famoso por la increíble habilidad de hacerle la voz a un muñeco que lo acompañaba mientras sus labios no se movían en lo absoluto. Su nombre era Mccarthy.

El acto cautivó a muchísimas personas por lo innovador y sorprendente pero lo que más llamaba la atención de este show en especial, era que el »muñeco» que personificaba a un niño »regordete» de 10 años de edad, tenía rasgos muy extraños que a su vez podían causar terror.

La boca del muñeco era muy expresiva y en comparación con otros muñeco de ventrílocuo, éste era más alto y su mirada reflejaba terror. De hecho, quienes lo veían por mucho rato se asustaban. A pesar de que era un muñeco de madera, comenzó a ganar casi tanta fama como el propio Mccarthy.

Mccarthy siempre evitó a toda costa que las personas tocaran a Edgar (el muñeco) e incluso, prefería que ni siquiera lo miraran muy de cerca. Sin embargo, nunca se supo el verdadero por qué de tales decisiones.

En la época, muchas personas pensaron que el espectáculo se trataba de »un show de brujería» y muchos padres prohibieron a sus hijos ir a las presentaciones. Pero como en todos los casos, también hubo personas totalmente a favor del mismo y que les encantaba presenciar el sorprendente acto.

Después de varios años, Mccarthy fue encontrado degollado en su camerino y cuando la policía halló el cuerpo, confirmaron que tenía más de 5 días de fallecido.

Cuando intentaron abrir el baúl donde el artista guardaba a Edgar, tuvieron dificultades y forzaron la cerradura.

Al ver al muñeco, hasta los investigadores sintieron escalofríos. Al parecer, era el cuerpo de un niño real (un cadáver) y el rostro del aterrador Edgar era una máscara de látex que cubría su pequeño rostro absolutamente pálido.

Aunque el caso generó mucho impacto, nunca se supo cómo Mccarthy logró conservar el cuerpo de aquel niño por tanto tiempo y tan bien.

¡Probablemente después de conocer esta historia nunca vuelvas a ver los espectáculos de ventrílocuos de la misma forma!

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…

ML

[/showhide]