¡Hola amantes de las historias! Como seres humanos, muchas veces o somos conscientes del poder que tienes nuestras acciones. Algo que para nosotros resulta pequeño, puede cambiar vidas.

Y esto fue algo que María aprendió en una situación que podría pasarle a cualquiera. Pero ella, en su bondad y carisma, la afrontó de una manera que te inspirará. ¿Quieres saber más? Quédate hasta el final y descúbrelo.

Ella Solo Fue Amable, Nunca Se Imaginó Quien era…

María era una mesera en un restaurante en Texas, donde un día entra un vagabundo, maloliente, desliñado, con las ropas sucias y dificultad para caminar.

A pesar de su aspecto y de la clara molestia de los presentes en el restaurante, María atendió a este señor como lo haría con cualquier otro cliente, a pesar de que claramente este señor no tenía como pagar.

“Mi nombre es María; si necesita algo estaré aquí para atenderlo”

Las otras meseras la miraban raro e incluso le reclamaron por eso, y pidieron que lo sacara, pero a ella no le importó y hasta lo defendió.

El gerente permitió que el señor se quedara, pero antes, le dijo a María que si él no tenía dinero para pagar, seria descontado de su paga.

«Una comida caliente no se le niega a nadie» Dijo.

Y así, procedió a tomarle la orden al señor, quien pidió unos panqueques, huevos y tocino, servido con café.

Cuando este terminó de comer, María se le acercó y le dijo que no se preocupara, que ella pagaría por todo. El hombre asintió con la cabeza, sonrió y le agradeció.

Sin embargo, María se llevó una gran sorpresa..

Al levantar el plato, encontró un billete de cien dólares y una tarjeta de presentación junto con una nota escrita en una servilleta que decía:

“Querida María, la respeto mucho y usted se respeta también, es evidente por la manera en que trata a los demás. Usted ha hallado el secreto de la felicidad. Sus gestos bondadosos la guiarán entre quienes la conozcan”.

¡La tarjeta era del dueño del restaurante! 

Este se había disfrazado para ver cómo sus empleados trataban a los clientes, sin importar el aspecto de éstos. Una semana después de lo sucedido, María fue promovida a gerente.

Es evidente ahora lo lejos que nos puede llevar nuestra bondad, ¿no? Si tan solo fuésemos más conscientes del poder que tenemos como personas y lo usáramos para bien, el mundo sería distinto.

Fuente de inspiración.

AA.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…