¡Hola amantes de las historias! Lo seres humanos solemos ser muy egoístas y no vemos más allá de nuestras necesidades hasta que se nos obliga a hacerlo. 

No sabemos valorar a ciertas personas, hasta que la vemos en algún momento de necesidad. Y esta historia te hará reflexionar al respecto. ¿Quieres saber de qué hablo? Quédate hasta el final y descúbrelo.

Lo Que Encontraron En El Pozo, No Era Más Que La Prueba De Que Dios Es Grande

Un día, en un pequeño pueblo, un campesino es despertado por el sonido de unos rugidos. Extrañado, pues ahí no habían animales salvajes, salió de su casa a investigar.

Fue entonces cuando se dio cuenta de que otros vecinos también estaban saliendo de sus casas, extrañados igualmente por el ruido. Todos se encontraban intrigados, pero nadie estaba preparado para lo que encontrarían. 

Los ruidos venían del pozo, así que, cuidadosamente, se acercaron.

Los más valientes asomaron su cabeza en el pozo, solo para darse cuenta que en el fondo de este, había un leopardo luchando por su vida, tratando de agarrarse de las paredes del pozo para no morir ahogado.

Enseguida todos se pusieron a pesar como podrían ayudar al animal para que no muriera, aun cuando al salir, este podía lastimarlos a ellos.

Comenzaron tirando ramas al leopardo, de esta manera el tendría algo a lo que aferrarse en el agua mientras llegaban los rescatistas a quienes ya se les había comunicado que el animal estaba ahí.

Cuando estos llegaron, entre todos metieron una jalua donde el leopardo podía entrar.

Era una caja, que bajaron con unas cuerdas y al estar abajo en el pozo, con una cuerda abrieron la puerta para que el leopardo entrara. Entre todos, subieron al leopardo que, gracias a estas personas, sigue con vida.

Fue un acto muy valiente y bondadoso, además que era un milagro que ese leopardo aun estuviese vivo, definitivamente era una señal de Dios.

AA.

Gracias por visitarnos 🙂

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…