¡Hola amante de las historias! ¿Sabias que la mayoría de las personas que se dedican a hacer mejor la vida de los demás, por lo general tienen una fuerte historia detrás?

Y ese es el caso de la doctora Ana María Polo, quien es conocida por su programa de televisión y el impacto que tiene en la vida de las personas, pero no todo siempre ha sido tan bonito.

¿Quieres saber más? Entonces quédate hasta el final y entérate de cada detalle de esta historia. 

¡Impactante! La Historia Que La Doctora Ana María Polo Nunca Antes Había Contado


En una entrevista que dio hace un tiempo en un programa chileno, la Abogada se animó a contar ciertas cosas de su pasado.

Comenzó revelando que su padre tuvo que dejar su vida exitosa y próspera en Cuba por el simple hecho de que no compartía los ideales de Fidel Castro, quien obtuvo el poder poco después que ella nació.

Victima de la xenofobia y la vida.

Luego de eso, su familia debió irse a Puerto Rico, donde vivieron doce años, soportando discriminación por el simple hecho de ser cubanos, al punto que vivían asustados y hasta recibían amenazas de muerte.

También reveló que emigró a Miami, donde se casó a los diecinueve años, con un hombre diez años mayor que ella y con el que hubiese tenido un hijo, pero tuvo un aborto espontaneo.

Pero no se dejó vencer y comenzó a construir su futuro.

En cuanto a su carrera en la televisión, la doctora confesó que primero comenzó entregando consejos judiciales en radio, y fue escanalando más y más hasta que obtuvo su propio programa caso cerrado. 

Todo parecía ir bien, pero en 2003 a la conductora de televisión le diagnosticaron cáncer de mamas y perdió sus ovarios por esta enfermedad.

Un ejemplo de fuerza.

A raíz de esto, la abogada confesó que fue muy duro y que por mucho tiempo lo vio como un castigo. Sin embargo, entendió que es una sobreviviente a todas aquellas dificultades que la vida puso en su camino.

AA.

Te invito a SUSCRIBIRTE En nuestro canal de YouTube HAZ CLIC AQUÍ Recuerda que cada día compartimos nuevas cosas, no te pierdas nada.

Y si nunca comentas, solo regálanos un Hola 🙂 y sabremos que nos lees. Además si te gustó lo que viste COMPÁRTELO…