¿Conoces la historia de donde proviene el numero phi? Es una secuencia de números en matemática descubierto por Fibonacci.

Es muy interesante no dejes de verlo, así que presta mucha atención es importante que entiendas de dónde viene esta definición.¿Quieres saber de qué se trata? Mira hasta el final…

Fibonacci y la proporción áurea: ¿Geometría divina?

Phi el número áureo, de oro o bien de Fibonacci es un término de más conocido y estudiado por matemáticos de todos y cada uno de los tiempos, más que por su parte.

Tampoco es completamente extraño para los amantes del arte, la biología, la arquitectura, la música, la botánica o bien las finanzas, por poner un ejemplo. No es bastante difícil que se hayan tropezado con él en cualquiera de estas disciplinas.

¿Significa esto que es posible entonces hallar una traducción numérica para todo cuanto vemos, oímos o bien construimos a nuestro alrededor?

Tal vez la contestación más próxima que podamos dar a esta pregunta sea la oración de Platón que abre este artículo.

No obstante, sí podemos pesquisar en un fenómeno matemático que ha atraído la atención de pensadores de todas y cada una de las disciplinas y temporadas desde el instante en que fuera descubierto:

la proporción áurea o bien la divina proporción. Para entrar en materia debemos remontarnos a la historia del matemático Leornardo Bigollo (Leonardo Pisano o bien de Pisa), Fibonacci.

hi tiene por nombre Phi gracias al conocido escultor heleno Fidias (siglo cinco antes de Cristo), autor de grandes jalones arquitectónicos como el Partenón de la ciudad de Atenas.

Conforme cuenta Mario Livio en su libro “La proporción áurea: La historia de Phi, el número más sorprendente del mundo”, determinados historiadores mantenían que Fidias había empleado con esfuerzo la proporción áurea en sus obras.

Fue de ahí que que el matemático estadounidense Mark Barr decidió honrarle nombrando con su inicial en heleno (Phi).

Esto es, Phi, ni fue descubierto por Fibonacci (había sido ya definido y estudiado por Euclides), ni debe su nombre al italiano.

Dicho esto, no obstante, es necesario asistir al descubrimiento del italiano para adentrarnos en la potencial capacidad armónica de Phi y sus derivados. La sucesión de Fibonacci y el número de oro son dos caras de exactamente la misma moneda.
Vía 

¿Qué opinas de esta historia? Espero tu opinión en los comentarios.

Gracias por visitar la página 🙂 Comparte Con Todos Tus Amigos Y Familiares.